Sep.
19
2018

Mensaje de error

  • Notice: Only variables should be passed by reference en captcha_get_form_id_setting() (línea 74 de /home/noticias/public_html/profiles/openpublish/modules/contrib/captcha/captcha.inc).
  • Deprecated function: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; views_display has a deprecated constructor en include_once() (línea 3478 de /home/noticias/public_html/includes/bootstrap.inc).
  • Deprecated function: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; views_many_to_one_helper has a deprecated constructor en require_once() (línea 113 de /home/noticias/public_html/profiles/openpublish/modules/contrib/ctools/ctools.module).
  • Notice: Only variables should be passed by reference en captcha_get_form_id_setting() (línea 74 de /home/noticias/public_html/profiles/openpublish/modules/contrib/captcha/captcha.inc).
  • Notice: Only variables should be passed by reference en captcha_get_form_id_setting() (línea 74 de /home/noticias/public_html/profiles/openpublish/modules/contrib/captcha/captcha.inc).

The New York Times

Suscribirse a canal de noticias The New York Times
Noticias, análisis y opinión
Actualizado: hace 1 hora 36 mins

La tecnología de los vehículos autónomos llega al control fronterizo

Hace 2 horas 13 mins
Continue reading the main story Foto Un sensor lídar de Quanergy en Del Río, Texas, cerca de la frontera con México. El dispositivo es capaz de captar una imagen tridimensional de cualquiera que esté en el área. Credit Tamir Kalifa para The New York Times

Advertisement

-->

DEL RÍO, Texas — En este pequeño pueblo en el sur texano hay una valla negra de acero que corre por toda la frontera con México. Mide unos 4,5 metros de alto y encima tiene unos picos de metal; se extiende unos dos kilómetros al occidente de una estación de control de la Patrulla Fronteriza y luego termina.

En ese punto hay un arroyo del río Bravo que pasa por un rancho privado en el que pasea ganado entre los árboles y, al lado de una zanja al lado del agua hay un cilindro pequeño encima de un tubo de metal. Es un sensor lídar, la misma tecnología que logra que los vehículos autónomos puedan ver. Desde arriba capta una imagen tridimensional de quien sea que camina por el área.

El sensor pertenece a una empresa emergente de Silicon Valley llamada Quanergy, una de varias compañías que quiere hacerse de contratos a lo largo de la frontera México-Estados Unidos. El presidente Donald Trump promete que construirá un muro físico, pero estas empresas esperan crear uno virtual, que varios legisladores aseguran sería más efectivo: no sería un impedimento visible, aunque dicen que sería más barato de construir y mantener.

“La única manera de tener control operativo en la frontera es si vemos todos los 3000 kilómetros en una sola pasada”, dijo el representante republicano Will Hurd. “Y la única manera de hacer eso es por medio de tecnología”.

Continue reading the main story Foto El sensor lídar de Quanergy arriba de un tubo en Del Río Credit Tamir Kalifa para The New York Times

Quanergy, fundada en 2012 y con más de 160 millones de dólares en financiamiento, fue una de muchas fabricantes de lídar por el impulso de crear los vehículos autónomos. Durante el último año, esa inversión comenzó a parecer un exceso, pues la tecnología de los autos sin conductor se ha desarrollado con mayor lentitud de la que muchos esperaban. El control fronterizo es otra aplicación potencial del lídar, que puede registrar la presencia de cualquier objeto o persona, en condiciones diurnas o nocturnas.

Quanergy comenzó a trabajar con la oficina del alguacil de Val Verde y ha dedicado el último año a pruebas de sus sensores en el rancho de Del Río, en busca de un contrato con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por su sigla en inglés).

De hecho, hay varias tecnologías en desarrollo en Silicon Valley que servirían para el monitoreo y control de la frontera. Si los lídares y otros sensores se juntan a sistemas de inteligencia artificial y cámaras digitales, podrían identificar y rastrear a las personas u objetos con mucha precisión.

Sin embargo, muchos trabajadores del sector tecnológico han dejado claro que no quieren trabajar en ningún proyecto de vigilancia militar o para el gobierno. En junio más de cuatro mil empleados de Google protestaron por un acuerdo con el Pentágono y la empresa se retiró; el tema del control de la frontera es aún más polémico. Empleados de Microsoft y de Salesforce, dedicada a la computación en la nube, ya han criticado contratos con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

Aunque otros no lo consideran más que una oportunidad de negocios. Más de veinte empresas han trabajado en el proyecto del Pentágono del cual se retiró Google.

Continue reading the main story Foto Las imágenes captadas por el sensor pueden ser monitoreadas en tiempo real o con grabaciones posteriores. Credit Tamir Kalifa para The New York Times

Además de Quanergy hay otra empresa emergente, Anduril, que ha probado tecnología en el valle del río Bravo con cámaras digitales e inteligencia artificial. Los fundadores de Anduril incluyen a Palmer Luckey, quien construyó la empresa de realidad virtual Oculus y la vendió a Facebook en 2014.

Luckey dejó su cargo en Facebook entre críticas de que había dado dinero a un grupo que esparcía memes en contra de Hillary Clinton, la rival electoral de Trump.

La CBP ya utiliza diversas modalidades tecnológicas en la frontera, como videocámaras, drones, dirigibles aerostáticos, visores con infrarrojo y sensores de presión. Pero esas tecnologías son utilizadas de manera casuística y los oficiales no han empleado inteligencia artificial que analice automáticamente los datos captados por las cámaras y otros dispositivos.

En muchas áreas a lo largo de la frontera con Texas ni siquiera hay vallas, sin mencionar tecnología. Los agentes de la Patrulla Fronteriza, por ejemplo, utilizan camiones para deslizar neumáticos por el piso con el fin de aplanar el polvo en los caminos para revisar pisadas después.

Hurd, el representante republicano, quiere adoptar un sistema tecnológico. “Necesitamos llegar a un punto en el que veamos absolutamente todo lo que pasa la frontera”.

Eso incluiría sensores como los que ha puesto a prueba Quanergy, que captan movimientos y actividad en 360 grados y hasta 100 metros de distancia. Con esta vista tridimensional de un área el software puede identificar la ubicación de personas que intenten pasar por el sitio y de inmediato alertar a los agentes.

Si los sensores estuvieran alineados a lo largo de la frontera, junto con cámaras que se disparen cada vez que se detecta un movimiento, darían un vistazo más certero de las actividades fronterizas para ayudar a los agentes a organizarse.

Continue reading the main story Foto Joe Martínez, alguacil del condado de Val Verde, opina que los sensores pueden funcionar en ciertas partes de la frontera pero no en zonas más montañosas o remotas. Credit Tamir Kalifa para The New York Times

Pero los dispositivos también tienen sus límites. Si nadie está ahí para protegerlos pueden ser vandalizados fácilmente; requieren de luz eléctrica y de una conexión a la red. Quanergy ha probado el uso de páneles solares para eliminar el requisito de la electricidad, pero las autoridades tendrían que instalar fibra óptica o torres de conexión para utilizar los sensores en varios puntos de la frontera.

Joe Martínez, el alguacil del condado de Val Verde, ayuda con las pruebas de Quanergy y dice que los sensores serían de gran utilidad en ciertos sitios. Pero opinó que si son utilizados en partes más al occidente, montañosas o remotas, sería incluso complicado para los agentes responder a las alertas que emitan los dispositivos.

“Lo que se requiere al oeste es distinto y lo que necesita el sur es otra cosa”, dijo Martínez sobre utilizar este tipo de tecnología de manera pareja en la frontera.

Y lo que es más: los sensores lídar son costosos, de unos miles de dólares por unidad. Por ahora, utilizar neumáticos amarrados a camionetas es más costeable.

Categorías: Noticias

Cómo me afectó la hiperinflación

Hace 3 horas 14 mins
Continue reading the main story Foto Credit Rachel Levit Ruiz

Advertisement

-->

SHANGHÁI, China — Cuando tenía 10 años, en la década de los ochenta en Brasil, mi trabajo consistía en correr por los pasillos del supermercado para rebasar a unos adultos que, armados con máquinas etiquetadoras tan grandes que daban risa, deambulaban por todo el lugar dedicados a subir los precios a lo largo del día. Como era bueno para las matemáticas, mi mamá me daba el dinero que podíamos gastar en las compras de la despensa cada mes y yo corría por todo el supermercado para llenar el carrito. Como no tenía que detenerme a teclear los precios en una calculadora, ahorraba tiempo valioso para evadir a los etiquetadores.

Este ciclo se repetía el día 5 de todos los meses, la fecha en la que la mayoría de los brasileños que tenían un trabajo fijo recibían su sueldo mensual. Los empleados públicos gozaban de más privilegios y recibían pagos quincenales, así que los envidiábamos porque podían comprar cuando los supermercados no estaban abarrotados de familias ansiosas.

Quizás por ello no fue una gran sorpresa que haya decidido ser economista: desde entonces, debía elegir suficientes alimentos para todo el mes con un presupuesto reducido. Debía pelear con mis dos hermanos por los mejores productos —como el bote de dos litros de helado o la botella de refresco— que desaparecían casi de inmediato al llegar a casa. Ese era el escenario recurrente hasta que Brasil finalmente superó la hiperinflación en 1994.

Ahora que Venezuela se hunde en la hiperinflación se han visto fotografías que muestran cómo la gente paga provisiones simples con pilas enormes de dinero. Las reacciones al plan reciente del gobierno de eliminar cinco ceros de la moneda variaron desde la burla hasta el desconcierto. Teníamos la idea de que la hiperinflación era una especie de enfermedad exótica que casi había desaparecido; pero, al parecer, en algunas ocasiones los gobiernos hacen todo lo posible para empeorar la vida de sus ciudadanos.

Continue reading the main story Foto En agosto de 2018, un pollo de 2.4 kg valía 14.600.000 bolívares (aproximadamente 2,22 dólares), antes de que entrara en vigor el plan económico que eliminó cinco ceros de la moneda. Credit Carlos Garcia Rawlins/Reuters

Se ha especulado mucho sobre el efecto emocional a largo plazo de los venezolanos a la represión política y el derrumbe de las instituciones. Pero es fácil ignorar los efectos de un aspecto más abstracto, como la hiperinflación. Sin embargo, el legado de la hiperinflación actúa con sigilo y sus efectos penetrantes dejan huellas profundas.

La hiperinflación que sufrió Brasil en las décadas de los ochenta y los noventa se diferencia de la que Venezuela experimenta en este momento en ciertos aspectos fundamentales. En Brasil, vivíamos muy mal y la situación se mantuvo así hasta que se solucionó el problema. La hiperinflación (al igual que la enorme desigualdad en los ingresos, un problema que por desgracia todavía persiste) fue el resultado de errores de administración terribles, pero no se combinó con un régimen de opresión tiránica. Brasil ahora es solo otro país corrupto y mal administrado, cautivo en la trampa de los ingresos medios, pero nunca estuvo al borde del colapso ni los brasileños emigraron en masa para huir de la hambruna.

De cualquier forma, la experiencia de Brasil con la hiperinflación puede darnos algunas lecciones valiosas. Me refería antes al abuso físico y emocional de la hiperinflación, además de sus repercusiones para la salud mental. Se podría añadir el trauma económico. Factores como la pobreza, la hiperinflación y la desigualdad en los ingresos producen comportamientos poco saludables a la larga.

Una investigación reveló que los niños que viven en condiciones de pobreza corren más riesgo de tener dificultades con la autorregulación y otras funciones ejecutivas, como falta de atención, impulsividad, una actitud desafiante y malas relaciones con sus pares. Una sociedad tarda varias generaciones en sanar por completo tras periodos de profunda inestabilidad. Un estudio realizado al inicio de la década de 2010 demostró que a los habitantes de Alemania —un país en el que hace casi cien años terminó un periodo de hiperinflación— les preocupaba más la inflación que contraer una enfermedad mortal como el cáncer.

A mí, pese a que soy un académico especializado en finanzas, todavía me cuesta mucho hacer planes para la jubilación.

Por lo general, la hiperinflación conduce a dos tipos de comportamiento miope: el cortoplacismo y el ultraconservadurismo.

Cuando los precios suben más del 10 por ciento cada mes, si no gastas el dinero que tienes en el bolsillo, lo pierdes. Ahora me alegra encontrar un billete arrugado y olvidado en unos pantalones, pero cuando vivía en la hiperinflación me habría dado de golpes por no haberlo gastado. Incluso todavía hoy gasto de inmediato la mayor parte de mis ingresos. Mis hermanos adoptaron la actitud opuesta. Comenzaron a ahorrar en cuanto ganaron su primer sueldo, mucho más de lo aconsejable; su trauma se debió a la incertidumbre ocasionada por la volatilidad de los precios y los ingresos, y a las mudanzas constantes a causa de las fluctuaciones salvajes en las rentas.

Después de comenzar a escribir este artículo me di cuenta de que la hiperinflación también contribuyó a mis vicios alimenticios. En sentido estricto nunca sufrimos incertidumbre alimenticia. En nuestro peor momento, seguimos siendo una familia de clase media baja, así que en realidad nunca nos faltó comida.

¿Pero los alimentos más costosos? Crecí con el conocimiento de que no tendría acceso a ellos a menudo. Así que en cuanto tuve la suerte de poder adquirir comida cara y de alta calidad, me atiborré de ella. Todavía lo hago. Hoy, gracias a mi situación económica actual, puedo comer en restaurantes finos, pero también atiborrarme con placeres más simples, como un buen salmón o queso camembert. Hasta el día de hoy, sencillamente arraso con todo el salmón que me pongan enfrente.

El punto es que las personas que vienen de países que han experimentado episodios de hiperinflación tardan mucho en aprender a manejar adecuadamente el dinero. Se ha demostrado que quienes no son versados en cuestiones financieras sobreestiman la inflación, por lo que es menos probable que sus planes para el retiro sean atinados. Los brasileños suelen ser más versados en finanzas que personas de otras nacionalidades, pero falta mucho por hacer. No es sorpresivo: los profesores que deben impartir consejos financieros sensatos nunca experimentaron un ambiente estable en el que pudieran tomar decisiones en materia de ahorro e inversiones.

La tragedia que vive Venezuela ha costado miles de vidas y la cifra va en aumento. A fin de cuentas, la crisis humanitaria de Venezuela continuará mucho después de que concluyan el régimen del presidente Maduro y su hiperinflación.

Es posible ponerle un alto a la hiperinflación, como demuestran las experiencias de Israel y América Latina en las décadas de los ochenta y los noventa. En algún momento el coco de la hiperinflación desaparecerá; sin embargo, la experiencia de haber tenido que lidiar con ese demonio dejará cicatrices perdurables que se manifestarán en el comportamiento financiero de los venezolanos por varias generaciones.

Categorías: Noticias

Perder el hogar en el sismo, perder la vida en la burocracia

Hace 4 horas 58 mins

CIUDAD DE MÉXICO — El 11 de septiembre, en el Museo Nacional de Antropología de México, Patricia Castelán Vargas hablaba frente a un grupo de doce personas sobre los primeros asentamientos y ciudades que surgieron en el territorio del gran lago Texcoco. Pero, sobre todo, quería contarles qué es lo que decían los antiguos mexicas sobre las tragedias naturales.

“Es necesario entender que el desastre también es renovación, es una oportunidad de cambio y también es vida”, dijo Patricia, una antropóloga de 62 años que perdió su hogar con el terremoto que sacudió a Ciudad de México el 19 de septiembre de 2017.

Todos en el grupo eran damnificados: personas que perdieron sus viviendas en menos de tres minutos hace un año, y pasan sus días tratando de insertarse en la compleja maquinaria de la reconstrucción de la capital mexicana.

Judit Rodríguez, de 64 años, olvidó por un momento la casa que perdió en la calle Saratoga, resquebrajada por el colapso de los edificios que la rodeaban, y dijo: “Hay muchos países en el mundo, es verdad, pero como México no hay dos. Nuestra historia es única”.

Su comentario era luminoso, pero también podía definir el carácter único del país para la fatalidad: el 19 de septiembre, tanto en 1985 como en 2017, la tierra tembló en México provocando la liberación de esa energía que cambia el paisaje terrestre y crea montañas, abre precipicios y altera para siempre la vida de las personas que habitan un territorio.

‘Desde ese día siempre estoy triste’

En septiembre del año pasado, con pocos días de diferencia, dos grandes temblores azotaron a México. El del día 7, un sismo de magnitud de 8,2 —el más potente en casi un siglo—, devastó amplios sectores de los estados de Oaxaca y Chiapas.

Doce días después, a las 13:14 horas, un terremoto de magnitud 7,1 causó la muerte de 369 personas, 228 de ellas en la capital del país, donde colapsaron unos treinta edificios, más de 1500 inmuebles sufrieron daños y 26.000 personas resultaron afectadas.

Muchas personas sintieron que era el fin del mundo. O por lo menos de su mundo: de sus hogares.

Desde ese día, Arnulfo Pérez Lemoine, de 76 años, se ha convertido en un experto en ruinas, específicamente las de su departamento, que se hundió entero junto con el sótano y todo el primer piso del edificio Saratoga 714 en la colonia Portales.

Un día frío a principios de este mes, abrigado y con tapabocas, Arnulfo espiaba entre dos láminas de madera los escombros que quedaban en el terreno que fue su edificio. Los policías que cuidan el predio no le permiten entrar si no está acompañado por las autoridades de Protección Civil. “La delegación tiene secuestrado nuestro terreno, es increíble”, dijo y, junto con cuatro vecinos más, subió hasta el cuarto piso del edificio del frente para explicar, desde el aire, cómo era su edificio.

Arnulfo dice que más que una demolición, lo que hicieron en ese terreno fue una destrucción: si se mira la cantidad de escombros, electrodomésticos, muebles y coches destripados, parece una zona de guerra.

Continue reading the main story Foto En esta foto aérea del 7 de septiembre de 2018 puede verse un edificio demolido, al lado derecho todavía se encuentra en pie otra edificación que fue muy afectada por el sismo del 19 de septiembre de 2019, en la colonia Doctores de Ciudad de México. Credit Claudio Cruz/Associated Press

“Ese hueco era el área de escaleras. Hay que retirar toda esa loza, destruirla y ver lo que hay abajo. Yo lo perdí todo pero lo que más me interesa son documentos que ya son imposibles de recuperar o sustituir”, explica, mientras enumera las fotografías que tenía, las cartas que conservaba, su contrato de compra venta del departamento y todos los recibos de pago que le piden para entregar los recaudos del proceso de reconstrucción.

“Vamos para un año del terremoto y no hay ningún avance, no vemos ningún apoyo o forma de reconstruir porque los trámites burocráticos son muy lentos”, dice, mientras dibuja con los dedos cómo era la forma de su hogar, los muebles que tenía y la ropa que permanece enterrada en Saratoga.

Ese mismo día, a unas pocas cuadras de allí, la antropóloga Patricia Castelán Vargas lloraba mientras miraba la torre donde vivía, en el número 252 de la calle Zapata. Se trata de un conjunto de tres edificios y 114 departamentos donde ya no vive nadie por los daños estructurales.

“Aquí no murió nadie pero desde el sismo han fallecido tres personas”, explicó, mientras se secaba las lágrimas y decía que su madre, de 97 años, fue una de las víctimas de la reconstrucción. “Todo se tarda demasiado, son trámites y papeles pero no vemos avances. Mi mamá pasaba mucho tiempo conmigo y como nos tuvimos que salir su salud se empezó a deteriorar”.

El día del terremoto, Patricia llegó a su casa horas después y, sin pensarlo dos veces, subió hasta el departamento para buscar a Jazz y Mont Blanc, sus dos gatos. Todo estaba inundado, las paredes se desmigajaban y el olor a gas la asfixiaba. Caminó a tientas hasta que encontró a sus mascotas y bajó corriendo. “Desde ese día siempre estoy triste”, dijo. “Pero tenemos que levantarnos”.

Aunque ha recibido las ayudas del gobierno, dice que no le alcanzan para rentar su propio espacio, por lo que tiene que vivir con su hermana. Paradójicamente, tiene que seguir pagando el departamento donde vivía aunque ya no sea habitable. “El gobierno nos ha obligado a reclamar nuestros derechos, sin consideraciones por nuestra edad. Esperamos que esto cambie con la nueva gestión”.

Como parte de su terapia, y para olvidarse de todo eso por unas horas, Patricia decidió volver al lugar en el que ha sido más feliz aparte de su hogar: el Museo Nacional de Antropología, donde quiso recordar junto con otros damnificados lo que significa ser mexicano.

“Los temblores tienen que suceder porque, según la cosmovisión tradicional, la tierra se enoja y para que desaparezca lo malo se tiene que mover”, explicaba durante la visita, ante los ojos atónitos del grupo. “Nosotros somos un pueblo antiguo que ve esto como una oportunidad de renovación. Por eso lo vamos a superar”.

Continue reading the main story Foto Un grupo de obreros recogen varillas de acero en un edificio demolido en Los Álamos, Ciudad de México, el 15 de febrero de 2018. Credit Edgard Garrido/Reuters ‘No tenemos un censo confiable’

Entre 2017 y 2018, el gobierno aprobó más de 9440 millones de pesos (casi 500 millones de dólares) para enfrentar la devastación causada por los terremotos en Ciudad de México. Sin embargo, las denuncias por el mal uso de los fondos, los retrasos y las quejas por la complicación de los trámites burocráticos que han impedido el inicio de la reconstrucción en muchas zonas se han multiplicado.

“Se nos había olvidado la vulnerabilidad de la ciudad y su riesgo. Ni el gobierno ni la sociedad estaban preparados para esa catástrofe”, explica Ricardo Becerra, un economista de 52 años que fue el primer comisionado para la Reconstrucción de la capital.

Según el cálculo que hizo la Comisión para la Reconstrucción de Ciudad de México cuando él estaba a cargo, “la cifra de damnificados ronda las 108-110.000 personas y un 65 por ciento son adultos mayores. Lamentablemente, un año después, todavía no tenemos un censo confiable”.

Becerra solo estuvo 121 días en su cargo y reconoce que “el gobierno estaba muy fragmentado y descoordinado, no existía la costumbre de tener reuniones de gabinete y eso se extrañó mucho durante la emergencia”. También dice que él no estaba preparado para la intensa rutina de solo dormir tres horas al día y hacer 182 recorridos por las zonas de desastre.

Hoy, cada vez que se ducha, Becerra dice que escucha la alerta sísmica. Una secuela del estrés de esos días. Además es el coautor de un libro sobre su experiencia en la comisión titulado Aquí volverá a temblar. Su corta gestión no estuvo alejada del escándalo porque fue acusado de llegar ebrio a una reunión con damnificados —una situación que niega y califica como un ataque político— y, meses después, renunció abruptamente, lo que provocó un cambio en la intrincada burocracia de la reconstrucción.

“Un año antes del sismo, el gobierno federal redujo a la mitad el fondo para prevención de desastres”, afirma el excomisionado. “Con el calentamiento global, los reacomodos geológicos y el crecimiento demográfico era la receta perfecta para el desastre, no hay justificaciones”.

Becerra cree que la reconstrucción va a durar por lo menos todo el próximo sexenio, pero dice que “esto no se nos puede olvidar, como pasó con el 85”.

Sin duda, los más afectados por el sismo de 2017 no lo van a olvidar fácilmente.

Continue reading the main story Foto Esta foto muestra un edificio que colapsó durante el terremoto del 19 de septiembre de 2017 en la colonia Doctores de Ciudad de México, el 18 de marzo de 2018. Credit Miguel Tovar/Agence France-Presse — Getty Images Una doble marginación

Los desastres naturales ponen a prueba la legitimidad de los gobiernos así como la capacidad y los recursos del Estado. En 2009, la Universidad de Cambridge publicó Aftershocks: Earthquakes and Popular Politics in Latin America, un volumen editado por los profesores Jürgen Buchenau y Lyman L. Johnson que analizan, junto con un grupo de expertos, diversos desastres naturales sucedidos en América Latina.

“Las catástrofes no afectan por igual a todos los sectores de la sociedad. Muchas veces, la ayuda va a los partidarios políticos del régimen y las élites ricas se benefician del esfuerzo de las ayudas y la reconstrucción”, apunta el estudio. “La desigualdad en la distribución de la ayuda y el descuido de las masas populares a menudo resulta en una movilización contra el gobierno”.

Esas diferencias en la atención hacia los damnificados de diversas zonas de la ciudad forman parte de las muchas irregularidades que ha detectado Ciudadanía 19s, una iniciativa que agrupa a organizaciones civiles que buscan responder a los efectos del sismo de 2017. Ante la complejidad burocrática del gobierno, el grupo diseñó un manual de reconstrucción para guiar a los damnificados.

“Vemos que ha existido una prioridad hacia los multifamiliares, los edificios de condominios, y no hay claridad sobre los procedimientos para las viviendas unifamiliares”, explica Laura Freyermuth, miembro de la organización, quien advierte que eso afecta a las poblaciones más pobres en delegaciones como Tláhuac, Xochimilco e Iztapalapa.

Hace 11 meses, The New York Times hizo varios recorridos por Iztapalapa, la delegación más poblada de Ciudad de México, donde viven casi dos millones de habitantes. Allí las autoridades delegacionales han registrado 21.800 inmuebles dañados y 600 familias que viven en una zona de grietas que tendrán que ser reubicadas.

El último domingo 9 de septiembre, en el Deportivo Cinturón Verde de Iztapalapa había jóvenes de todas las edades jugando fútbol y básquet y muchas personas trotaban alrededor de las canchas que lucían como nuevas.

“Primero debieron rescatar las viviendas antes que la infraestructura pública, es increíble”, dice Mariano Salazar Molina, un veterano dirigente vecinal de Iztapalapa, de 63 años.

Al salir del parque, Salazar comienza a señalar las depresiones, los huecos y los escombros que continúan en los alrededores. En la calle Derechos Democráticos parece que el tiempo se hubiese detenido desde 2017: algunas veredas fueron rellenadas y se han demolido y levantado casas pero sin las medidas antisísmicas necesarias para prevenir riesgos ante otro terremoto. Cada tanto brotan como hongos carpas polvorientas donde viven personas a la intemperie.

“Nosotros seguimos en la calle, esperando a ver si nos van a reubicar”, dice María Ramírez Ruiz, de 48 años, quien desde el año pasado vive en un campamento de la calle Rosalitas. Aunque las nuevas autoridades ya han visitado el barrio, los 40 damnificados de esa zona continúan esperando por la reconstrucción.

“Reforzamos las tiendas todo lo que podemos porque cuando graniza o llueve esto se vuelve un río”, cuenta María, mientras se agarra las manos con nerviosismo. “Lo peor es que seguimos en riesgo porque las bardas que dan para la parte de atrás de las carpas están mal hechas y cuando tiembla se mueven feo”.

Las carpas ahora tienen portones de madera, lonas nuevas en los techos, electricidad y gas. Muchas están llenas de los enseres que pudieron sacar de las casas que quedaron destruidas; en conjunto parecen un pequeño barrio amorfo que creció sobre el asfalto.

“Nos dijeron que nos van a ayudar con la renta para que nos salgamos de aquí, también están buscando unas casitas prefabricadas para ver dónde podemos vivir mejor. Pero hasta ahora son puras promesas”, explica María.

Continue reading the main story Foto Los vecinos sacaban sus pertenencias de los escombros de un edificio derrumbado en Iztapalapa por el sismo de Ciudad de México, el 26 de septiembre de 2017. Credit Nacho Doce/Reuters ‘Disculpen, somos damnificados’

El ingeniero Edgar Tungüí, de 43 años, solía pensar que lo más difícil que una autoridad de Ciudad de México podría enfrentar es un terremoto y sus consecuencias. Durante los 19 años que lleva en la administración pública vivió inundaciones, deslizamientos, vaguadas y otros desastres, pero nunca se imaginó que le iba a tocar ser el comisionado de la reconstrucción de la capital.

Tungüí fue designado después de la renuncia de Becerra, por lo que solo lleva ocho meses en el cargo. Durante su gestión la comisión ha sesionado 32 veces, cada miércoles, autorizando 49 acciones por un monto superior a los 6000 millones de pesos. Cuando discrimina las cifras dice con vehemencia que ha autorizado 110 proyectos de rehabilitación y 20 proyectos más para la reconstrucción de edificios, así como 7000 dictámenes de inmuebles.

Sin embargo, es una carrera contra reloj para intentar recuperar el tiempo invertido en crear el sistema burocrático que destina los recursos. Solo en eso tardó más de cuatro meses.

“Esta es una ciudad que es susceptible a desastres naturales, no solo son los terremotos porque incluso hay riesgo volcánico. Mientras hablamos se está inundando el sur”, explica con desaliento, y recalca lo complejo que es atender a la quinta ciudad más poblada del mundo. Con sus más de 21 millones de personas, Ciudad de México tiene casi el doble de la población de países enteros como Portugal, Grecia o Bélgica.

“No creo que haya un trato distinto dependiendo de las delegaciones, la realidad es que la Ley de Reconstrucción no es muy clara para el tema de la vivienda unifamiliar y sí lo es para los multifamiliares. Por eso han salido primero”, asegura.

Además cuenta que, como si fuera una tragedia dentro de la tragedia, parte del Archivo General de Notarías también resultó afectado por el temblor. Allí se guardan las escrituras y los planos de la mayoría de las edificaciones de la ciudad, documentos que muchos propietarios perdieron cuando sus hogares colapsaron y que son necesarios para los trámites de reconstrucción. Más o menos un millón y medio de volúmenes están desordenados, dice, y no se podrán utilizar hasta fines de noviembre.

Aunque su gestión termina en diciembre, Tungüí espera aprobar al menos 50 proyectos más. Pero no se hace ilusiones sobre la rapidez de la reconstrucción, que cree que llevará 5 o 6 años más si están los recursos necesarios, al igual que el excomisionado.

“A todos se nos olvidó que podía volver a temblar pero el objetivo del gobierno tiene que ser que esto no vuelva a suceder nunca más. No puede pasar como en 1985, que todavía hay damnificados de ese terremoto”.

El Colector 13, en la delegación Gustavo Madero, es uno de los campamentos que aún alberga a personas que lo perdieron todo en 1985. Es un terreno de 1100 metros cuadrados de diminutas viviendas provisionales, hechas de lata y madera con todos los servicios, que recuerdan a los campamentos actuales situados en otras delegaciones.

“Somos un ejemplo de lo que no puede volver a pasar”, explica Raquel Villegas Ortega, de 72 años. “Tenemos más de 30 años aquí y siempre vienen a hacernos promesas, los gobiernos construyen edificios y no nos meten. Por eso ya no les creemos”.

En los estrechos callejones del campamento, donde juegan niños y jóvenes que son hijos y nietos de damnificados, viven 150 familias procedentes de diversos desastres naturales, pero todavía hay 45 grupos familiares de 1985. Sus habitantes se han convertido en un símbolo de la permanencia de las soluciones temporales del Estado mexicano.

César Cravioto, quien a partir de diciembre será el nuevo comisionado de reconstrucción de la ciudad, jura que todo eso va a cambiar. Asegura que su comisión hará otro censo en los meses que le quedan antes de asumir porque, a la fecha, aún no se sabe con exactitud cuántos damnificados hay, ni cuántas viviendas se tienen que levantar.

A sus 50 años, Cravioto irradia una energía casi juvenil, como suele suceder con los políticos en ascenso. Luego de coordinar a los diputados de Morena —el partido del presidente electo— en la Asamblea Legislativa, ahora tendrá que enfrentarse con la hidra burocrática de mil cabezas que Becerra y Tungüí, sus predecesores, no pudieron acabar.

Continue reading the main story Foto En esta foto del 17 de septiembre de 2018, un hombre usa un pico sobre la pared de un cuarto piso, mientras los trabajadores derriban un edificio de oficinas gubernamentales que resultó muy afectado en el terremoto de magnitud 7,1 del año pasado, en el centro de Ciudad de México. Credit Rebecca Blackwell/Associated Press

El 10 de septiembre pasado, mientras se dirigía a una reunión en un viejo Jetta gris, decía con optimismo que pronto quiere quedarse sin trabajo. Cravioto avizora un futuro en el que la reconstrucción se termine en dos años y él pueda tomarse sus primeras vacaciones largas tras 20 años en la política. “Me dicen que estoy loco pero sé que es posible”, dijo, mientras atravesaba la ciudad que planea arreglar.

Perderlo todo y volver a empezar es uno de los relatos más antiguos de la humanidad. Aparece en textos sagrados como la Biblia, el Corán y el Talmud pero nunca es tan impresionante como verlo tallado en piedra. Patricia Castelán Vargas lo sabe y por eso dejó la Piedra del Sol para el final de la visita al museo con los damnificados.

Luego de dos horas de reír y reflexionar sobre la historia de los pueblos originarios, el grupo se había convertido en una pequeña tribu que se sentaba alrededor de Patricia en cada estación. Imitaban, sin saberlo, el antiguo ritual de los cazadores que en las noches rodeaban el fuego, mientras escuchaban las historias de los más sabios.

Frente al enorme monolito de cuatro toneladas, Patricia habló de eras pasadas cuando los seres humanos eran tan felices que se olvidaban de los dioses. Y por eso los mitos relatan que fueron exterminados con desastres naturales de agua, fuego y vientos de navajas de obsidiana. Hasta que volvieron a poblar la Tierra.

“Esto ya ha pasado muchas veces, por eso somos un pueblo solidario y tenemos que agradecer la vida”, explicó con tono solemne. “Nosotros sobrevivimos al temblor por eso sabemos lo que es renacer”. Luego rompió a llorar y todos sus compañeros la abrazaron.

La gente que quería tomarse fotos con la piedra, comenzó a mirarlos para que se quitaran pero Patricia elevó la voz y les dijo: “Disculpen señores, es que somos damnificados”. Y ahí se quedaron.

Categorías: Noticias

Lo que quedó de los escombros del Rébsamen

Hace 5 horas 43 mins
Continue reading the main story Foto En una valla de madera afuera del colegio Enrique Rébsamen hay veintiséis adornos en forma de ángel en honor a los que murieron ahí: nueve niños, diez niñas y siete adultos. Credit Eduardo Verdugo/Associated Press

Advertisement

-->

CIUDAD DE MÉXICO — Cuatro días antes de que la estructura del colegio Enrique Rébsamen colapsara con el sismo, un grupo de estudiantes de secundaria escuchaba una conferencia que impartía Fernando Flores, entonces profesor de Historia en la escuela.

Flores lo recuerda bien: la conferencia era sobre los terremotos en la ciudad y las condiciones geológicas de la capital mexicana. Pero aprovechó para hablar sobre la importancia de que los ciudadanos y funcionarios sean honestos y trabajen contra la corrupción para enfrentar los peligros de un posible evento sísmico.

“Desde donde yo estaba dando la charla, el salón de mi hijo se veía perfectamente. Me acuerdo que en cada oportunidad se paraba y desde su salón me saludaba”, dijo Flores, de 41 años, sobre su hijo mayor Santiago, quien cursaba el segundo año de primaria.

Días después, el 19 de septiembre, el sismo de magnitud 7,1 azotó al país. Santiago no sobrevivió al derrumbe del colegio, al igual que dieciocho de sus compañeros y siete empleados del Rébsamen.

Hoy, de la escuela a la que asistían más de trescientos alumnos en la zona sur de Ciudad de México, solo quedan algunas aulas.

Lo sucedido en el colegio Enrique Rébsamen es un ejemplo de las tragedias y desencuentros que vivió la ciudad el día del terremoto y los que le siguieron, como la confusión sobre qué había sucedido con personas perdidas o atrapadas en los escombros y el desorden inicial en los procesos de búsqueda y rescate. Después afloró la rabia y la impotencia, particularmente por el estado en el que estaban muchas construcciones y la posible corrupción que permitió que fueran vulnerables al colapso. Y las pérdidas irrecuperables, tanto personales como materiales, son heridas que están lejos de empezar a sanar.

Lo que aún queda en pie de la escuela es un recordatorio constante de uno de los peores sucesos del sismo del año pasado.

“Es deprimente verlo así; sí duele pasar diario y va a doler por mucho tiempo”, dijo una vecina del colegio, Martha Tinoco, de 48 años y madre de tres hijos que estudiaban en el Rébsamen.

Continue reading the main story Foto Arriba, el colegio el 20 de septiembre de 2017, cuando seguía la búsqueda de posibles sobrevivientes. Abajo, el 10 de septiembre de 2018, con los avances de la demolición parcial y la remoción de escombros Credit Mario Vázquez/Agence France-Presse — Getty Images

Su hija más joven, Regina, cursaba cuarto de primaria cuando fue el terremoto; logró salir ilesa, pero en el sitio reinaba tanta confusión y había tantos voluntarios intentando ayudar con los escombros que Tinoco no pudo encontrarla hasta muy entrada la noche. En medio de la desorganización y la desesperación, almirantes de la Marina incluso sostuvieron la historia de que había una niña en los escombros que al final resultó que no existía.

Regina y su familia corrieron con suerte esa noche, pero sus vidas también han cambiado radicalmente desde el sismo, en buena medida por la cercanía entre su casa y el colegio.

“La zona quedó deprimida, sin duda. Una mamá me dijo que nunca más quiere regresar, y varias familias sí se fueron”, dijo Tinoco.

La niña de 11 años, quien todavía utiliza los cuadernos del Rébsamen para dibujar, ahora estudia en otro colegio cercano que ofreció a las familias afectadas descuentos en colegiaturas. Aunque Tinoco dice que la razón principal por la cual transfirieron ahí a Regina es “porque era la escuela que parecía tener la estructura más fuerte”.

“Todos mis hijos conocen a alguien que se quedó sin casa o que falleció”, agregó Tinoco. “Pero supongo que casi toda la ciudad está igual”.

La mayoría de los sitios que colapsaron con el sismo fueron demolidos hace meses, en medio de promesas de reconstrucción, de reubicación de los residentes o de que construirían memoriales.

El Rébsamen, el único edificio donde la mayoría de los afectados eran menores de edad, podría sumarse pronto a esa lista: las autoridades realizaron labores de derribo parcial del sitio en julio, después de suspender temporalmente el proceso por las quejas de las familias afectadas, que temían que con la demolición se fueran a perder documentos y evidencias importantes.

De hecho, cuando algunos padres y familiares supervisaban las labores de demolición, se llevaron la sorpresa de que ni siquiera iban a poder recuperar las mochilas, loncheras y otros objetos que sus hijos habían dejado en los salones: sospechan que fueron robados.

Hasta ahora, la búsqueda de responsables apunta a negligencia por parte de la directora de la escuela —Mónica García Villegas, quien lleva un año prófuga y enfrenta órdenes de búsqueda en 190 países— y del ingeniero director responsable de la obra, Juan Mario Velarde Gámez, quien está en prisión preventiva desde julio.

Continue reading the main story Foto Apuntalamientos en un salón durante las labores de rescate. Las pertenencias de varios estudiantes que se quedaron en las aulas no pudieron ser recuperadas por los familiares. Credit Daniel Becerril/Reuters

El inmueble que se derrumbó no era de aulas, sino de la sección administrativa. Sin embargo, los dos últimos pisos del edificio de cuatro plantas fungían como vivienda de García Villegas y su familia. La indagación sobre los motivos del colapso indica que ella realizó esas construcciones en el colegio a lo largo de varios años sin notificarlas. Cuando por fin lo hizo, años después, describió las obras como una remodelación con “trabajos de mantenimiento y de pintura” para los cuales no se iba a “modificar la estructura”, según da cuenta el documento de aviso de remodelación, revisado por The New York Times.

Pero sucedió todo lo contrario: además de una ampliación del departamento en el cuarto piso, García Villegas construyó una terraza con materiales pesados, sin reforzar las columnas.

Según una de las abogadas de los padres, Claudia de Buen, las pesquisas y un peritaje independiente indican que el sobrepeso de esos añadidos, de más de 220 toneladas, fue la razón por la cual colapsó el área; y con esta, las escaleras por donde los alumnos tenían que evacuar. Ahí fue donde la mayoría de las víctimas quedó atrapada.

Mientras esperan avances en la investigación, los afectados no se han quedado de brazos cruzados. En parte como un intento para sobrellevar el duelo —casi todas las familias ya recurrieron a las ofertas de terapia que llegaron poco después del colapso— un grupo de padres y madres que perdieron a sus hijos formaron la Brigada Amigos, una asociación con la que buscan ayudar a personas en situación vulnerable. Han llevado ropa, juguetes, entretenimiento, víveres y soporte médico a lugares como Puebla, Morelos, Estado de México y albergues de la capital.

“Yo decía: ‘¿Qué voy a hacer con todo este dolor?’. Y bueno, dar es una forma de curar el dolor también”, explicó Ana Velázquez, madre de Álex, quien fue rescatado de los escombros, y de Eduardo, quien cursaba segundo de primaria y no logró salir.

Acompañados por la Fundación Barra Mexicana de Abogados, los padres también han iniciado una acción civil colectiva con el objetivo de crear un precedente para que esto nunca vuelva a suceder en ninguna escuela.

La abogada De Buen dijo que el propósito es forzar a las autoridades a monitorear que todos los colegios, sobre todo los que datan antes de las nuevas normas de construcción de 1987 —el colegio Rébsamen fue construido en 1983—, sean revisados a fondo y adaptados.

De acuerdo con la Secretaría de Educación Pública y el gobierno federal, más de doce mil escuelas, tanto públicas como privadas, presentaron daños ligeros tras el sismo y se identificaron siete mil que requerirían rehabilitación.

Mientras, continúa la investigación penal con la posibilidad de que en el futuro haya una demolición completa del colegio. “En una de esas es peor que el lugar quede limpio”, dijo Tinoco. “Porque no quieres que se olvide”.

Olvidar, de todos modos, es algo imposible para padres como Flores, quien desde hace un año no ejerce su profesión docente. Hoy trabaja en otra secundaria, pero en un puesto administrativo. Dice que aún no se siente listo para tratar con un salón repleto de alumnos. Mucho menos cuando tenía la ilusión de convertirse en el maestro de Historia de su propio hijo.

Categorías: Noticias

Un multimillonario japonés será el primer turista espacial

Mar, 09/18/2018 - 19:01
Continue reading the main story Foto Yusaku Maezawa fue presentado el 17 de septiembre como el primer cliente de Space X para realizar un viaje alrededor de la Luna. Credit Chris Carlson/Associated Press

Advertisement

-->

HAWTHORNE, California — Yusaku Maezawa, el fundador de la compañía japonesa de venta de ropa en línea Zozo, subió al escenario instalado en la fábrica de Space X y explicó que no solo quería ser el primer ciudadano común en viajar alrededor de la Luna.

“Elijo ir a la Luna, con artistas”, dijo Maezawa, con lo que hizo referencia al discurso del presidente estadounidense John F. Kennedy en 1962. El empresario anunció su intención de viajar al espacio con una tripulación poco convencional durante una conferencia de prensa ofrecida el 17 de septiembre en la que compartió el escenario con Elon Musk, fundador de Space X.

Usualmente, Musk es el centro de atención en ese tipo de eventos. Pero tenía razones para compartir los reflectores con el multimillonario japonés: Maezawa ya había hecho un pago para volar en el BFR, uno de los nuevos cohetes de Space X.

“Fue un depósito muy significativo”, dijo Musk.

Mientras que los cohetes Falcon 9 y Falcon Heavy de Space X han sido logros tecnológicos importantes, sus ingenieros han comenzado a redirigir su atención hacia el BFR, un vehículo mucho más ambicioso que Musk espera que haga viajes regulares hacia y desde Marte, como parte de su visión de esparcir a la humanidad a lo largo del sistema solar.

Musk dijo que el BFR era un proyecto pequeño en Space X —menos del cinco por ciento del trabajo—, pero aseguró que crecerá en el futuro. El viaje a la Luna de cuatro a cinco días de Maezawa no ocurrirá hasta 2023, por lo menos.

Aunque no reveló cuánto pagará Maezawa por su viaje, Musk dejó claro que será una contribución significativa para los costos de desarrollo. Musk, quien ha sido muy criticado en los últimos meses, dijo que la disposición de Maezawa para darle tanto dinero a Space X ha “hecho mucho para restaurar” su fe en la humanidad.

El director ejecutivo de Tesla calculó los costos de desarrollo en alrededor de 5000 millones de dólares. “No pienso que sean más de 10.000 y no pienso que sean menos de 2000”, dijo.

En una entrevista después de la conferencia de prensa, Maezawa dijo que había comenzado a pensar en el viaje a la Luna hace aproximadamente cinco años. Al principio, valoró una oferta rusa promovida por la firma de turismo espacial Space Adventures.

Pero luego contactó a Space X, que se acercaba al lanzamiento de su cohete Falcon Heavy, con capacidad de enviar misiones a la Luna. El año pasado, la empresa anunció que estaba en negociaciones con dos personas para un viaje alrededor de la Luna que se realizaría a fines de 2018. El lunes, Musk dijo que Maezawa era una de esas dos personas.

No obstante, Space X decidió no asumir los gastos y los esfuerzos técnicos necesarios para asegurarse de que el Falcon Heavy era seguro para transportar a seres humanos, por lo que el viaje turístico fue retrasado.

Entonces, las discusiones cambiaron hacia el uso del BFR para el viaje lunar, incluso si eso significa esperar cinco años. Maezawa dijo que él estaba dispuesto a esperar más tiempo, con la condición de ser el primer viajero civil en ir a la Luna.

Maezawa, de 42 años, se hizo famoso en 2017 por pagar 110 millones de dólares por una pintura de Jean-Michel Basquiat. Sobre su viaje dijo que no le gusta estar solo por lo que invitará a entre cinco y ocho artistas para que lo acompañen, como parte de un proyecto que el llamó Dear Moon (Querida Luna).

El empresario considera al arte como la última esperanza para la paz mundial: “El arte hace sonreír a las personas, une a la gente”. También agregó que espera con ansias ver las obras de arte que serán inspiradas por su viaje y se preguntó qué obras maestras hubiera creado Basquiat, quien murió en 1988.

Cuando fue cuestionado sobre si un viaje alrededor de la Luna sería la manera más beneficiosa de gastar su fortuna, Maezawa reconoció los esfuerzos filantrópicos de otros emprendedores y dijo: “Quiero contribuir a la sociedad de una manera diferente”.

“Tal vez en diez años, las personas se reirán de que pagué tanto, pero es necesario que alguien haga el primer pago”, agregó. “De otra manera, el desarrollo espacial no va a evolucionar. Por eso pienso que yo debo ser el que haga esto”.

Hasta el momento, solo veinticuatro personas han hecho el viaje de más de 380.000 kilómetros hacia la Luna —todos astronautas de la NASA durante el programa Apolo en las décadas de los sesenta y setenta—. La trayectoria de Maezawa y sus invitados sería similar a la recorrida por los astronautas del Apolo 8 en 1968 cuando pasaron cerca de la Luna, pero no alunizaron.

“Tal vez en diez años, las personas se reirán de que pagué tanto, pero es necesario que alguien haga el primer pago”.

Yusaku Maezawa, multimillonario y posible turista espacial

Musk dijo que se realizarán varias pruebas de lanzamiento del cohete en los años venideros, incluido posiblemente un vuelo sin tripulación alrededor de la Luna antes de que Maezawa y los artistas estén a bordo. “Eso sería sabio”, dijo Musk.

La noche del lunes, Musk halagó a Maezawa diciendo que era “el más valiente”.

“Esta es una misión peligrosa”, dijo Musk. “Definitivamente peligrosa”.

Maezawa parece no inmutarse por los peligros potenciales y durante la entrevista dijo que él confiaba en el equipo de Space X. “Todos a mi alrededor, apoyan mis aventuras”, dijo.

También comentó que su cumpleaños coincide con el día del asesinato del presidente Kennedy —el 22 de noviembre— con doce años de diferencia. “Siento que es mi destino”, dijo.

Cuando le preguntaron a Musk si viajará al espacio, se mostró dudoso. “Él indicó que tal vez yo me uniría a este viaje”, dijo. “No lo sé”.

“Sí, sí, sí, por favor”, dijo Maezawa.

“Tal vez ambos estaremos a bordo”, dijo Musk.

Categorías: Noticias

Antes de que compres ese sofá, una aplicación lo pondrá en tu sala

Mar, 09/18/2018 - 15:00
Continue reading the main story Foto Publicidad de realidad aumentada para Michael Kors en Facebook Credit Facebook

Advertisement

-->

La nueva sala de exhibición de muebles podría ser tu propia casa.

El creciente interés y la inversión cada vez mayor en la tecnología de realidad aumentada está dando pie a que más compradores puedan ver cómo luciría un sofá, una consola o una mesa de centro en sus hogares.

Además, los comerciantes de muebles han intentado sacarle provecho por medio de sus aplicaciones móviles. El año pasado, la plataforma digital de artículos para el hogar y remodelación Houzz añadió una función 3D a su herramienta de realidad aumentada “Ver en mi habitación” en sus aplicaciones para iOS y Android. Además, Ikea lanzó una aplicación para iOS llamada Ikea Place (este año se habilitó la versión para Android).

El año pasado, Williams-Sonoma, la empresa matriz de las marcas Pottery Barn y West Elm, anunció sus planes de adquirir Outward, una compañía de creación de imágenes 3D y realidad aumentada, por 112 millones de dólares.

“Consideramos la realidad aumentada como una herramienta de transformación que va a mejorar la experiencia del cliente porque le ayudará a visualizar todo de manera más precisa”, dijo Laura Alber, directora ejecutiva de Williams-Sonoma.

La empresa está poniendo a prueba un decorador de habitaciones 3D que permitirá a los compradores mezclar y combinar productos de Pottery Barn y West Elm, comentó Felix Carbullido, director de Mercadotecnia de Williams-Sonoma. Además, está trabajando con Facebook en varias campañas publicitarias de realidad aumentada para su sección de Noticias.

En julio, Facebook anunció que añadiría la opción de colocar anuncios de realidad aumentada en su sección de noticias. Las empresas de accesorios como Michael Kors y Warby Parker ya están utilizando la herramienta, que invita a los usuarios a acceder a su cámara para valorar cómo se les ve, por ejemplo, un collar o un par de gafas.

“Piensa en la mercadotecnia tradicional y el poder que tienen las muestras”, señaló Karin Tracy, líder de ventas en Facebook para las industrias minoristas y de la moda. “Ahora tenemos muestras virtuales en la palma de la mano”.

La categoría del comercio minorista en línea que incluye muebles, electrodomésticos y herramientas creció más de un 20 por ciento anualizado en ocho de nueve trimestres hasta 2017, un ritmo que superó al del aumento del comercio electrónico en general, según comScore.

Karin Tracy mencionó que la rápida adopción de las herramientas de imágenes 3D y de ver en la habitación por parte de los minoristas de mobiliario ha creado una clientela que se siente cómoda con esta tecnología. “Sus consumidores están acostumbrados a interactuar de esta manera”, afirmó.

La ventaja de poner anuncios en las secciones de noticias de Facebook, dijo Tracy, es que no requiere que los usuarios descarguen la aplicación de una tienda.

“Ahora podemos encontrar al cliente adecuado, en el momento y el lugar indicados”, agregó. “En lugar de esperar a que un cliente entre a la tienda, podemos encontrar a los que están buscando ese tipo de productos y crear una experiencia de intención de compra ahí mismo, en su sección de Noticias”.

Continue reading the main story Foto Los compradores que utilizan la función de imágenes 3D en la aplicación de Wayfair “son más propensos a agregar un artículo a su carrito de compras”, dijo Jessica Jacobs, directora de Mercadotecnia de la mueblería en línea. Credit Wayfair

Gran parte del trabajo para las empresas que utilizan la tecnología de realidad aumentada es el proceso patentado de crear representaciones visuales en 3D —lo cual dista mucho de simplemente tomar una fotografía— que puedan hacerse más grandes o más pequeñas a fin de que tengan un tamaño proporcional cuando se “instalen” a través del visor de la cámara de un celular.

La tendencia de la gente a compartir fotografías en las redes sociales podría darle una exposición más amplia a esta tecnología, mencionó Joe Derochowski, analista de la industria de productos para el hogar y director ejecutivo de NPD Group, una firma de estudios de mercado.

“Puede iniciar una conversación”, comentó. “Esa es probablemente una de las oportunidades más grandes para crear un impacto”.

Los minoristas de muebles han sabido desde hace tiempo que cuando las personas van a comprar un artículo muy costoso o muy grande, como un comedor o un mueble modular a la medida, se sienten más cómodas si pueden verlo virtualmente en su propio espacio primero, dijo Sucharita Kodali, analista y experta en comercio electrónico de Forrester Research.

No obstante, Kodali advirtió que esta forma de vender aún está en sus etapas iniciales y agregó que la realidad aumentada es solo uno entre muchos otros aspectos que los compradores en línea consideran antes de realizar una compra.

“En el mejor de los casos, solo complementa el resto de la investigación que el consumidor puede realizar digitalmente”, afirmó.

Sin embargo, Jessica Jacobs, directora de Mercadotecnia para la tienda de muebles en línea Wayfair, confirmó que el efecto social puede extenderse a otras personas. “En las pruebas que hemos realizado para estos modelos en Facebook y otras plataformas, siempre hay mucha participación”, dijo, porque la gente etiqueta a sus amigos para mostrarles o pedirles su opinión acerca de un posible cambio de estilo.

Wayfair implementó la opción de ver imágenes 3D en la habitación en su aplicación para iOS desde el año pasado y a principios de este la agregó a la versión para Android. Jacobs dijo que la tecnología ha ayudado a convertir a los curiosos en compradores.

“Hemos descubierto que la gente que utiliza la tecnología de ver en 3D en la habitación de nuestra aplicación es más propensa a agregar un artículo a su carrito de compras. Algunos de nuestros mejores clientes utilizan esta función”, afirmó.

“Hay muchos productos que incitan a los clientes a preguntar ‘¿Esto cabrá? ¿Cómo se verá este tamaño de sofá en mi casa?’”, agregó. “Esto nos permite responderles de manera visual”.

La nueva campaña publicitaria de realidad aumentada de Wayfair dará inicio en Facebook más adelante este mismo año; Jacobs dice que espera que la estrategia de usar anuncios envolventes de realidad aumentada distinga a Wayfair de la competencia.

“Van a ser mucho más llamativos que una fotografía común y corriente”, dijo.

Karin Tracy, de Facebook, comentó: “Es como comparar productos antes de comprarlos, pero así es mucho más fácil”.

Categorías: Noticias

Así es como Alemania quiere superar su crisis futbolística

Mar, 09/18/2018 - 14:00
Continue reading the main story Foto Mesut Özil, al centro, después de la eliminación de Alemania del Mundial de Rusia 2018, en junio. Ha denunciado que fue discriminado por la federación futbolística alemana. Credit John Sibley/Reuters

Advertisement

-->

MÚNICH — Es un momento incómodo para que Reinhard Grindel, quien encabeza la Federación Alemana de Fútbol, busque promover la campaña de su país para ser sede de la Eurocopa 2024. De hecho, es un momento incómodo para cualquier promoción relacionada con una selección de fútbol que hace unos meses era considerada uno de los temas que podía unificar a los alemanes y una de las fuerzas imparables de cualquier deporte.

A principios de septiembre una multitud con banderas alemanas y que posó haciendo saludos nazis irrumpió por las calles de Chemnitz, al este del país, para perseguir a personas de tez oscura que consideraban migrantes, mientras la policía, sobrepasada, no pudo más que observar.

Esas imágenes se volvieron otro suceso más que tanto Grindel como la federación (DFB, por sus siglas en alemán) han intentado explicar, en medio de acusaciones de racismo y discriminación contra los propios jugadores; después del Mundial de Rusia 2018, el delantero estrella Mesut Özil anunció su retiro de la selección, que también tuvo un desempeño históricamente pobre en el torneo.

“Soy alemán cuando ganamos, pero un inmigrante cuando perdemos”, escribió Özil sobre su partida en una carta hecha pública un semana después de la derrota alemana en el Mundial, cuando la selección teutona —la campeona defensora— quedó última en su grupo. Fue su peor copa desde 1938.

Ahora las denuncias de discriminación por parte de un icono futbolístico con orígenes en la comunidad turca de Alemania se han vuelto centrales ante la campaña germana para ser sede de la Euro: su único rival para organizar el torneo internacional más grande después del Mundial es Turquía.

Continue reading the main story Foto Reinhard Grindel encabeza la federación de fútbol alemana. Credit Benjamin Bechet para The New York Times

Grindel, expolítico de 61 años que forma parte de la Unión Demócrata Cristiana de la canciller Angela Merkel, dijo que las declaraciones de Özil son un punto bajo de su gestión, incluso peor que la eliminación de la selección en la copa. Özil criticó con particular énfasis a Grindel, más que a la federación que él encabeza.

Eso ha cambiado la imagen de una asociación futbolística que él ha querido promover desde que Alemania fue sede mundialista, en 2006. La DFB ha buscado mostrarse como un parangón de la integración racial y religiosa: Grindel dijo que hay 50.000 solicitantes de asilo y refugiados registrados como jugadores en los 25.000 clubes alemanes y la DFB tiene a oficiales de diversidad, entre ellos el delantero brasileño Cacau, quien jugó en el Mundial de 2006. Pero si, doce años después de esa copa, alguien como Özil —símbolo de esa integración— se siente obligado a retirarse de esa manera, ¿qué dice eso de Alemania ahora que quiere organizar su siguiente gran torneo?

Las declaraciones de Özil surgieron después de varios pasos en falso tanto del jugador como de la selección. La crisis comenzó en mayo, antes del Mundial de Rusia, cuando Özil y otro jugador de ascendencia turca, İlkay Gündoğan, posaron para una fotografía con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan —acusado por el gobierno alemán de autoritario y nacionalista— un día antes de que fueran anunciados los convocados a la selección alemana.

Ambos jugadores fueron duramente criticados; algunos medios alemanes cuestionaron su lealtad al país y recibieron amenazas por medio de redes sociales.

Continue reading the main story function getFlexData() { return {"data":{"dipleft":{"imgsrc":"https:\/\/static01.nyt.com\/images\/2018\/09\/16\/sports\/16germansoccer-web4\/16germansoccer-web4-jumbo.jpg","mobsrc":"","caption":"Mesut Özil e İlkay Gündoğan con el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, y el seleccionado turco Cenk Tosun","credit":"Kayhan Ozer\/Palacio Presidencial de Turquía, vía Reuters"},"dipright":{"imgsrc":"https:\/\/static01.nyt.com\/images\/2018\/09\/16\/sports\/16germansoccer-web5\/16germansoccer-web5-jumbo.jpg","mobsrc":"","caption":"Unos días después, en mayo, Özil y Gündoğan se reunieron con el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier.","credit":"Guido Bergmann\/Agence France-Presse — Getty Images"}}}; }var NYTD=NYTD || {}; NYTD.FlexTypes = NYTD.FlexTypes || []; NYTD.FlexTypes.push({"target":"FT100000006111279","type":"Diptych Embed","data":{"dipleft":{"imgsrc":"https:\/\/static01.nyt.com\/images\/2018\/09\/16\/sports\/16germansoccer-web4\/16germansoccer-web4-jumbo.jpg","mobsrc":"","caption":"Mesut Özil e İlkay Gündoğan con el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, y el seleccionado turco Cenk Tosun","credit":"Kayhan Ozer\/Palacio Presidencial de Turquía, vía Reuters"},"dipright":{"imgsrc":"https:\/\/static01.nyt.com\/images\/2018\/09\/16\/sports\/16germansoccer-web5\/16germansoccer-web5-jumbo.jpg","mobsrc":"","caption":"Unos días después, en mayo, Özil y Gündoğan se reunieron con el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier.","credit":"Guido Bergmann\/Agence France-Presse — Getty Images"}}}); var NYTG_ASSETS = "_assets/"; var NYTG_BIG_ASSETS = "_big_assets/"; require(['foundation/main'], function() { require(["https://static01.nyt.com/newsgraphics/2018/flextype-diptych-embed/assets/build.js"]); });

El director técnico del equipo alemán Joachim Löw, el gerente Oliver Bierhoff y Grindel se reunieron para discutir cómo lidiar con la crisis. Decidieron mantener a los futbolistas en la selección, aunque surgieron reportes de que Grindel había querido vetar a Özil. Ante las críticas, tanto él como Gündoğan se reunieron con el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier.

Gündoğan incluso acudió con un psicólogo en medio del furor y publicó un comunicado para explicar las razones del encuentro con Erdoğan. Özil eligió no hacer lo mismo; los encargados de la federación le habían dicho que debía concentrarse en los preparativos para el Mundial, según dijeron sus allegados.

Pero en el último partido antes de irse a Rusia, el público alemán abucheó a los jugadores; incluso aplaudieron cuando Gündoğan recibió una falta.

Los funcionarios de la DFB pensaron que, con los logros del equipo en Rusia, el país dejaría de lado el supuesto escándalo. Pero perdieron contra México y contra Corea del Sur. Özil no fue ni de lejos el peor jugador del equipo, aunque de cualquier manera fue bastante criticado por supuestamente crear cismas dentro del equipo o de que no jugaba como alemán.

Continue reading the main story Foto Gündoğan fue abucheado por los hinchas teutones en el partido entre Alemania y Francia en la Liga de Naciones, este mes en Múnich Credit Lars Baron/Bongarts, vía Getty Images

Grindel aseguró en entrevista con The New York Times que no culpa a Özil por los problemas mundialistas de Alemania, aunque dijo que esperaba que el futbolista de 29 años aclarara por qué tuvo el encuentro con Erdoğan. El jugador se había reunido con el presidente turco en unas doce ocasiones anteriores, sin que hubiera tanto estruendo.

“Lo único que le pido a Mesut es que haga una declaración, sobre todo para que los fanáticos y Mesut estén unidos de nuevo, porque mi expectativa es que juegue de nuevo en el equipo”, dijo.

Grindel y otros funcionarios alemanes reconocen que deberían haber respondido de manera más decisiva cuando la controversia empezó; en cambio, esta terminó por afectar a toda la DFB y desató los cuestionamientos de lealtad contra Özil. Luego el jugador dejó la selección, en una carta en la que hizo referencias a comentarios de Grindel cuando era legislador en los que parece haber cuestionado si el multiculturalismo era compatible con la integración.

La ministra de Justicia Katarina Barley ha sido de las pocas figuras públicas en darle respaldo completo a Özil. “Es alarmante que un gran futbolista alemán como Mesut Özil ya no quiera estar en su país debido al racismo, y que no se sienta representado por la junta encargada del fútbol alemán”, dijo.

Alemania aún es la favorita para quedarse con la sede de la Euro 2024, pero los encargados de la postulación sí han expresado preocupación de que el voto sea mucho más cerrado debido a denuncias como la de Özil.

De hecho, las repercusiones del caso Özil y una ola de sentimiento antinmigrante que se ha arraigado en ciertas partes del país después de la llegada de más de un millón de refugiados sirios han hecho urgente que el país obtenga la sede del campeonato, dijo Bierhoff.

“Por eso necesitamos conseguir el Campeonato Europeo de 2024, para mostrarle al mundo que este país no es así”, dijo Bierhoff, el gerente de la selección. “La mayoría de la gente en Alemania no es así y debemos demostrarlo”.

Aun así, hay poca diversidad en los cargos superiores de la DFB, lo que exhibe muy poco de la Alemania moderna de la que tanto desean hablar quienes buscan ganar el 27 de septiembre la sede de la Euro. El fracaso no es una opción, especialmente cuando el oponente es Erdoğan.

Continue reading the main story Foto El director técnico de Alemania, Joachim Löw, nombró a Özil titular de la selección pese a las críticas por su reunión con el presidente turco. Credit Leon Kuegeler/Reuters
Categorías: Noticias

¿Sabes cómo llevar una conversación?

Mar, 09/18/2018 - 13:00
Continue reading the main story Foto No te unas a una conversación con la intención de provocar carcajadas, a menos que seas comediante profesional. Credit Dolly Faibyshev para The New York Times

Advertisement

-->

Todos queremos ser conversadores ingeniosos y encantadores, capaces de interactuar con entusiasmo y hacer sentir a los demás que fueron realmente escuchados.

Pero ¿cómo lograrlo?

Jen Doll, definitivamente una de mis autoras favoritas, escribió una guía con todo lo que siempre has querido saber para que te vaya mejor en las fiestas.

Ser alguien con quien la gente disfrute hablar en realidad se resume a ser auténtico y estar genuinamente interesado. Decir esto es más fácil que hacerlo, así que a continuación te ofrecemos tres consejos de Doll que te ayudarán a convertirte en un interlocutor más involucrado y agradable.

1) Conoce los tres niveles de una conversación

– El uno es el del terreno seguro: deportes, clima, cultura popular, celebridades y cualquier experiencia inmediata compartida.

– El dos es el potencialmente controvertido: religión, política, citas y vida amorosa. “Sondea los ánimos y si los demás no se muestran interesados, da marcha atrás”, le dijo un experto a Doll.

– El nivel tres incluye los temas más íntimos: familia, finanzas, salud y vida laboral. “A algunas personas les encanta hablar sobre sus trabajos y sus hijos, pero no hagas una pregunta indagatoria hasta que te hayan abierto la puerta”, dijo Daniel Post Senning, experto en etiqueta.

Date cuenta también de que a pesar de que la pregunta “¿A qué te dedicas?” es muy común y aceptable en algunos países, en otros es tan banal como quedarte viendo una pared. En su lugar, pregunta: “¿A qué dedicas tu tiempo?”.

Debra Fine, conferenciante y autora de The Fine Art of Small Talk, tiene otra regla básica: “No hagas una pregunta que pueda poner a alguien en un predicamento: ‘¿Viniste con tu novio?’, ‘¿Sí entraste a aquella maestría de negocios?’”. En cambio, di algo como: “Ponme al tanto de tu vida” o “¿Cómo te va en el trabajo?”.

2) Muéstrate más interesado para ser más interesante

No comiences una conversación con la intención de hacer que todos rían a carcajadas, salvo que seas comediante profesional.

“Si solo hablas mucho podrías cansarte, pero si haces preguntas, escuchas y dejas que las personas se explayen, pensarán que eres un gran conversador”, dijo Morra Aarons-Mele, autora de Hiding in the Bathroom: An Introvert’s Roadmap to Getting Out There (When You’d Rather Stay Home).

“Para mí se reduce a tener en mente que debo estar más interesado en lugar de ser muy interesante”, dijo Akash Karia, un conferencista y mentor de desempeño que ha escrito varios libros, entre ellos el titulado Small Talk Hacks: The People Skills & Communication Skills You Need to Talk to Anyone & Be Instantly Likeable.

Mencionó un estudio en el que dos investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Harvard encontraron que hablar sobre uno mismo detona la misma sensación de placer en el cerebro que la comida. “Las personas se privarían del dinero con tal de hablar sobre sí mismas”, dijo. Puedes sacar ventaja de esto simplemente escuchando.

3) No monopolices la conversación

Todos hemos participado alguna vez en una de esas molestas conversaciones en las que no podemos decir ni pío. Desafortunadamente, también es posible que hayamos estado en el otro extremo. Post Senning dijo que es crucial “compartir el pastel de la conversación. Mitad y mitad si son dos personas, un cuarto cada quien si son cuatro. Tu pedazo de pastel para hablar nunca debe ser tan grande como tu parte de escuchar”.

Para ser una verdadera superestrella de la conversación, pon en práctica estos consejos:

– Presta atención y haz contacto visual.
– Haz expresiones activas y participativas.
– Repite lo que escuchaste y dale seguimiento mediante preguntas.
– Si te das cuenta de que quieres decir algo, no lo digas. Cuestiona lo que pensaste y regresa a escuchar.
– Ganarás puntos extra si esperas una hora para comentar eso que no dijiste antes.

Ten en mente que cada vez que digas algo declarativo, debes pedir también la opinión de la otra persona. “Si digo: ‘Ese equipo no tiene oportunidad de ganar’, tengo derecho a expresar mi opinión, pero también debo decir después: ‘Tú, ¿qué opinas?’”, dijo Fine. “Quieres evitar ser un conversador abusivo”.

Categorías: Noticias

Un joven con un problema cardiaco, una tierra sin cirujanos del corazón

Mar, 09/18/2018 - 12:00
Continue reading the main story Foto Desde la izquierda, Chance Mwunguzi, Innocent Nsabimana y Alexis Nshimiyimana, que se volvieron amigos cuando esperaban juntos a que los operaran del corazón en el Hospital Rey Faisal en Kigali, Ruanda. Credit Andrew Renneisen para The New York Times

Advertisement

-->

Este artículo forma parte de Times Insider, una serie que retrata la vida de la redacción y la intimidad del trabajo periodístico detrás de los artículos, reportajes y columnas de opinión en The New York Times.

A sus 16, Chance Mwunguzi había estado enfermo durante años y su madre, una maestra, había hecho todo lo que le era posible para conseguirle ayuda, incluso vendió su hogar para pagar por la atención médica. Chance tenía dos válvulas cardiacas dañadas y requería de una intervención quirúrgica para remplazarlas: sin ella, no sobreviviría.

Su país, Ruanda, no tiene cirujanos de corazón. Los médicos de Chance les recomendaron viajar a India para llevar a cabo la operación, pero la familia no podía costearla.

Fui a Kigali para informar sobre el tipo de afección cardiaca que afectan a Chance y millones de otros jóvenes. Tenía esperanza de encontrar avances sobre el tratamiento y la prevención.

Cuando conocí a Chance y a su madre, Alphonsine Mukankundije, habían encontrado su mejor, y tal vez última, esperanza: Team Heart, un grupo de voluntarios médicos de Estados Unidos y Canadá que viajan a Kigali una vez al año para efectuar operaciones de remplazo de válvulas en pacientes como Chance.

Lo impactante sobre este padecimiento cardiaco mortal es que es causado por una faringitis estreptocócica, una enfermedad que es prácticamente solo una molestia en Estados Unidos y otros países desarrollados, donde los niños con gargantas irritadas son rutinariamente revisados para detectar estreptococos y curados con antibióticos. Sin embargo, si la infección —causada por estreptococo— no es tratada, puede desencadenar una fiebre reumática y graves daños a las válvulas cardiacas.

En los países de ingresos más bajos, donde el estreptococo a menudo no es detectado, las lesiones cardiacas por la fiebre reumática son un enorme problema de salud pública que afectan a decenas de millones de personas. Este año, alrededor de cien pacientes de Ruanda, desesperados por una intervención quirúrgica que les salve la vida, llegaron para ser revisados por Team Heart —que solo podía operar a dieciséis personas—.

Es tentador pensar que si a los padres se les pudiera enseñar a buscar atención cuando sus hijos tienen dolor de garganta, este problema podría ser erradicado. Sin embargo, no es tan simple. En entrevistas, he descubierto que la mayoría de los pacientes y sus padres no recuerdan la garganta irritada.

Yo sabía que las lesiones en las válvulas cardiacas debido a la fiebre reumática eran graves, pero nada me preparó para ver a tantas personas jóvenes tan enfermas, muchos todavía adolescentes o en sus veintitantos —algunos con afectaciones en el crecimiento o abdómenes prominentes por fluidos, algunos cerca del final de su vida—.

Chance estaba entre los afortunados: fue considerado como un buen candidato para la operación.

No obstante, unos días después de reunirme con él y su madre por primera vez, los encontré sentados alrededor de un árbol afuera del Hospital Rey Faisal en Kigali. Chance era el retrato de la miseria, Alphonsine contenía las lágrimas. Directivos del hospital se habían rehusado a ingresar a Chance a menos que Alphonsine pagara una cuota —una cantidad que ella no tenía—. Había venido desde tan lejos y había luchado tanto para salvar la vida de su hijo, solo para que le azotaran la puerta en la cara.

¿Una reportera debería intentar ayudar? ¿No se supone que debemos ser como moscas en la pared, que ven los eventos ocurrir sin influir en ellos? Saqué mi celular y llamé a Team Heart. Enviaron a un miembro para resolver el ingreso de Chance. Aunque el grupo ha realizado operaciones en el hospital desde 2008, cada año hay problemas con la cobranza, generados por la burocracia del hospital y los caprichos de los seguros médicos en Ruanda. Horas más tarde, Chance fue ingresado.

Tengo que hacer una revelación completa: ya había hablado una vez para favorecerlo, cuando el equipo que evaluaba a los candidatos a la intervención quirúrgica parecía haberlo olvidado. ¿Hizo una diferencia? No tengo idea. Tal vez revisaron sus notas y lo recordaron de todos modos. O quizá no.

Como los familiares de muchos de los otros pacientes para operaciones de corazón, Alphonsine vivía demasiado lejos del hospital como para irse a casa, así que se unió al grupo, en su mayoría conformado por madres, que básicamente acamparon en las amplias terrazas que rodean el hospital y conectan sus dos alas.

Su primera noche fue desalentadora, me dijo posteriormente. Un joven que había sido programado para la operación repentinamente empeoró y fue claro que no sobreviviría la noche. Al mismo tiempo, una joven, Elina, que acababa de ser ingresada —y que desempeña un papel importante en la historia que escribí— comenzó a toser y a experimentar dificultad para respirar. Sin embargo, el equipo estaba intentando brindar atención al paciente agonizante. Una enfermera le pidió a Alphonsine que vigilara el monitor de oxígeno de Elina y que pidiera ayuda si la lectura descendía por debajo de cierto nivel.

Continue reading the main story Foto Profesionales de la salud de Team Heart, una organización estadounidense sin fines de lucro, revisan a Elina Mukagasigwa durante una auscultación para detectar padecimientos cardiacos reumáticos. Credit Andrew Renneisen para The New York Times

“Podía ver que yo era la persona de mayor edad en la habitación”, dijo Alphonsine. “Eso me dio mucha más responsabilidad”.

Despertó al familiar de otro paciente para que le ayudara a vigilar a Elina. Pronto, el nivel de oxígeno comenzó a bajar. Alphonsine pidió ayuda y el equipo llegó corriendo.

Alphonsine pasó el resto de la noche y parte del día siguiente tratando de confortar a la madre del joven que había fallecido y ayudándole a planear el funeral.

Unos días después, Chance fue operado. Como el resto de las madres, Alphonsine se sentó en la terraza, trató de mantenerse tranquila, con los ojos pegados al ala opuesta del hospital, en espera de ver a su hijo ser transportado en la camilla del quirófano a terapia intensiva.

El cirujano le dijo que la operación había sido un éxito.

“Quiero agradecerte”, le dijo al médico. “Rezaré para que Dios te mantenga vivo y te brinde conocimiento continuo”.

Chance se recuperó satisfactoriamente y pronto estuvo en pie nuevamente, caminó por las terrazas e incluso pateó un balón de fútbol.

Alphonsine dijo que planea dar charlas sobre el estreptococo y cómo prevenir la fiebre reumática a sus estudiantes, colegas y a los miembros de su iglesia.

“Aunque no tenga nada, si mi hijo se salvó, estoy feliz”, me dijo. “Soñé que mi hijo se curaría. Ahora el sueño se está volviendo realidad”.

No me arrepiento de haber ayudado. Si Chance no hubiera sido operado, habría sido una historia desgarradora. Su recuperación fue una mejor historia.

No obstante, muchos más pacientes de los que el equipo podía manejar necesitaban una operación, y el progreso que había esperado encontrar —como que el gobierno de Ruanda pagara esas operaciones y capacitara a médicos y enfermeras para realizarlas— todavía parece lejano.

Categorías: Noticias

Puerto Rico después del huracán María

Mar, 09/18/2018 - 11:02
Continue reading the main story Foto El 28 de septiembre de 2017, una bandera de Puerto Rico ondea sobre una casa dañada por el huracán en Yabucoa, al este de la isla. Credit Héctor Retamal/Agence France-Presse — Getty Images

Advertisement

-->

SAN JUAN — El huracán María nos obligó a adquirir nuevas destrezas —tuve que aprender a usar una sierra para cortar los árboles caídos en mi pequeña finca— y también obedecer nuevas condiciones; para conseguir hielo y agua y soportar los fuertes calores que tuvimos después de su paso, era necesario hacer largas filas de hasta más de dos horas. Nuestra modernidad, lograda por décadas, había colapsado. La falta de electricidad y escasez de agua amenazaban la salud pública. Para conseguir gasolina fue necesario hacer colas de hasta cuatro horas.

Cuando el presidente Trump aterrizó en un país asolado, el conteo de muertes, según el gobierno estatal, era de dieciséis. Lanzó el papel secante —no higiénico— a pocos curiosos reunidos en uno de los sectores más pudientes de San Juan y felicitó al gobernador anexionista Ricardo Rosselló.

La antipatía que cultivó Donald Trump en su visita a Puerto Rico unos días después de que el huracán golpeara la isla fue una anticipación de la catástrofe que lentamente se reconocería. Pero también fue el preludio de una nueva forma para los puertorriqueños de examinar su identidad nacional y afrontar el presente y futuro de su relación con Estados Unidos.

Continue reading the main story Foto El presidente estadounidense Donald Trump visitó San Juan, la capital de Puerto Rico, el 3 de octubre de 2017. Credit Doug Mills/The New York Times

Un año después del huracán el conteo oficial de muertes —realizado a instancias del gobierno de Puerto Rico por la Universidad George Washington— es de 2975 personas, cifra que Trump niega. Un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de la Universidad de Harvard eleva a más de 4000 los muertos. La negligencia gubernamental en la evaluación del impacto humano que tuvo el huracán es innegable, tanto a nivel estatal como federal.

La lentitud burocrática de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés), unida a la ineptitud del supuestamente todopoderoso Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos para restaurar la red eléctrica, fueron las noticias que le añadieron perplejidad a la desesperación. Todo ello agravado por un leonino contrato suscrito con la firma de ingeniería eléctrica Whitefish —compañía sin la capacidad para realizar la hercúlea tarea de devolvernos la electricidad— que desembocó en un escándalo de crasa incapacidad gubernamental, quizás corrupción. Estos fueron los temas que ocuparon nuestra atención durante los tres meses que siguieron al huracán.

Lo más dramático, sin embargo, no ha sido la ineptitud gubernamental ni la negligencia y torpeza de FEMA —recientemente se descubrieron miles de cajas abandonadas con botellas de agua en un predio contiguo al aeropuerto de la base naval Roosevelt Roads—, tampoco los muertos, sino la emigración masiva de los puertorriqueños, particularmente a la Florida.

Continue reading the main story Foto Un trabajador de la Autoridad de Energía Eléctrica inspecciona las obras de electricidad en agosto de 2018 en Ponce, al sur de Puerto Rico. Credit Erika P. Rodríguez para The New York Times

Casi la totalidad de los puertorriqueños tenemos seguro universal de salud pagado por el gobierno estatal y los fondos federales. Miles de puertorriqueños que abandonaron la isla apenas cesó María pensaron que la tormenta y su devastación implicarían una presión enorme sobre el sistema de salud pública y un agotamiento inminente del fisco. Ante la incertidumbre para recibir los servicios gubernamentales, la emigración era la mejor garantía de cobro de los beneficios anexos a la ciudadanía estadounidense.

Los que se han ausentado convierten en desgracia la tragedia. Algunos cálculos elevan a 200.000 los puertorriqueños que emigraron a causa del huracán. Según el negociado del censo federal, 97.000 personas emigraron de Puerto Rico en 2017, muchos después del María. Todavía hoy hay alrededor de mil familias puertorriqueñas refugiadas en veintiséis hoteles de distintos estados de la Unión, su estadía pagada por el programa de Asistencia del Alojamiento Transitorio de FEMA.

Y dentro del huracán, la otra tormenta, la desatada por la Junta de Supervisión y Administración Financiera. Esta legislación federal, aprobada bajo el mandato de Barack Obama, prácticamente ha desmantelado el edificio gubernamental del Estado Libre Asociado. La poca autonomía política y fiscal de que gozaba Puerto Rico, bajo el estatuto de 1952, se la ha llevado el viento de este huracán.

Continue reading the main story Foto Edificaciones dañadas por el huracán María en la municipalidad de Lares, en Puerto Rico, el 6 de octubre de 2017. Credit Lucas Jackson/Reuters

Hemos tenido negociaciones, siempre dificultosas, entre el gobierno de Puerto Rico y la Junta, constituida para resolver la deuda por casi 70.000 millones de dólares que contrajo la mala administración de las finanzas públicas puertorriqueñas durante décadas, cuenta con poderes casi omnímodos sobre los asuntos fiscales. La Junta, que determina el presupuesto del gobierno, ahora intenta culminar su golpe de Estado mediante la gestión de los aspectos más puntuales del gobierno: decidirá el recorte en las pensiones, el bono de Navidad tan importante para el comercio —a causa del dinero extra para las compras decembrinas— y la derogación de importantes conquistas laborales, como la ilegalidad de los despidos injustificados.

A observarse está el poder político cada vez mayor de los puertorriqueños en la Florida central; si finalmente se consagran a adquirir protagonismo político en ese estado decisivo —un swing state— en las elecciones presidenciales de 2020. Como somos ciudadanos estadounidenses por nacimiento, una vez que nos mudamos a la Florida, y cumplidos los requisitos de residencia, los puertorriqueños podemos votar por el presidente de Estados Unidos; no así los que permanecemos en la isla.

El gobernador Ricardo Rosselló ha prometido hacer campaña contra los políticos del norte que no hayan auxiliado a la emigración. El resentimiento ya se ha convertido en moneda política.

Continue reading the main story Foto Carmen Yulín Cruz, alcaldesa de San Juan, en septiembre de 2017, recorre el Coliseo Roberto Clemente, que en los primeros días del huracán fungió como centro de refugiados. Credit Victor J. Blue para The New York Times

Un acontecimiento ocurrido a raíz del huracán María es la irrupción de dos puertorriqueñas que podrían resultar centrales en la política de la izquierda liberal estadounidense. Carmen Yulín Cruz, alcaldesa de San Juan, y quien con mayor fuerza ha combatido la negligencia del gobierno de Trump a raíz del huracán, con el grito “Estamos muriendo aquí”, podría convertirse en una figura decisiva para la integración de la política puertorriqueña a la estadounidense. Yulín Cruz ha sido la principal contrincante de Trump en lo relativo al María. Su estatus de celebridad en los medios de prensa liberales le garantiza el acceso, una voz desde los márgenes. La campaña de la nuyorriqueña Alexandria Ocasio-Cortez, y su sorpresiva elección como candidata demócrata por el distrito 14 de Nueva York, sin duda ha recibido el impulso de la llamada “diáspora” puertorriqueña y su indignación anti-Trump posterior al paso del huracán María.

La anexión definitiva implicaría la integración plena de Puerto Rico a la economía más grande del mundo, ya no como un pasivo mercado colonial cautivo sino como el receptor de beneficios sociales y flujos de capital, además de los derechos políticos hoy negados a nuestra ciudadanía. Pero también se trata de un asunto más íntimo y humano: todas las familias puertorriqueñas tenemos parientes en Estados Unidos. Más de la mitad de los puertorriqueños, o los que reclaman serlo, viven en el continente. La ciudadanía estadounidense es vínculo y tránsito.

A partir del María hemos visto el crecimiento de nuestra “resiliencia” en forma de microempresas de servicios en los primeros días: desde la venta de agua en las filas para comprar gasolina hasta los food trucks que han aparecido por todos lados. Pero solo un aluvión de fondos federales para la reconstrucción sería capaz de traer algún grado de crecimiento económico durante los próximos años.

Como vemos, y dada la tendencia migratoria de los puertorriqueños anterior al huracán María, podríamos esperar una mayor integración de Puerto Rico a la sociedad estadounidense, ello como un paso previo a una anexión cada vez menos probable, habida cuenta de la xenofobia y el racismo de la cólera derechista en los tiempos de Trump.

A los partidos políticos puertorriqueños les corresponde negociar la abolición de la Junta fiscal. A los estadolibristas porque hay que rescatar el autonomismo; a los independentistas por razones obvias y hasta a los anexionistas porque es impensable pedir el estado federado con la mano extendida.

Categorías: Noticias

Estrella de rocanrol, ¿presidente de la nación?

Mar, 09/18/2018 - 10:00
Continue reading the main story Foto Svyatoslav Vakarchuk, vocalista de la banda de rock Okean Elzy, está entre los candidatos potenciales a la presidencia para principios del próximo año. Credit Brendan Hoffman para The New York Times

Advertisement

-->

KIEV, Ucrania — En medio de la revolución ucraniana, el cantante de pop Svyatoslav Vakarchuk saltó a un escenario frente a 250.000 manifestantes. Con el vapor de su aliento en contacto con el aire helado, tomó un micrófono envuelto en la bandera azul y amarilla de Ucrania y le cantó a su nación: “¡Mi amor! ¡Levántate, querida! ¡Despierta!”.

La pasión y las letras de Vakarchuk influyeron no solo en la multitud, que estaba zapateando y saltando con emoción mientras coreaba sus canciones, sino en el resultado de la revolución.

Entre las personas que acudieron a raudales al concierto que ofreció en la Plaza de la Independencia en diciembre de 2013 había miles de seguidores que abandonaron un evento rival en pro del gobierno para asistir a su concierto. En aquel entonces, muchos dijeron que esa acción provocó que el ímpetu en las calles diera un giro decisivo a favor de la oposición.

“Los buenos líderes, como los buenos surfistas, solo esperan atrapar una ola”, comentó Vakarchuk en una entrevista que ofreció hace poco en su oficina de Kiev, en la cual habló más sobre el respeto que siente por los movimientos populares que acerca de políticos. “La idea de que el ser humano común y corriente esté en la parte más alta de la pirámide me parece muy atractiva”.

Guapo, energético y muy admirado en Ucrania, ahora Vakarchuk está calificado en las encuestas como uno de los principales contendientes para ser candidato potencial a la presidencia en unas elecciones que se celebrarán a principios del próximo año, aunque él no ha mencionado si contenderá. Si lo hiciera, sería un rostro fresco no solo en la política ucraniana, sino en el conflicto con Rusia, que es crucial para el futuro ucraniano y que también se ha filtrado en la política estadounidense.

Toda esta situación ha hecho que Vakarchuk, un poeta y músico que a fines del año pasado se dio un tiempo para estudiar Política en la Universidad de Stanford, se convierta en un hombre con millones de seguidores a los que no está seguro de querer liderar.

“Es una pregunta muy provocadora”, comentó, cuando se le presionó para que hablara de sus ambiciones políticas. Solo dijo que está “comprometido a mejorar” su país.

Su influencia política es indiscutible. Tres de sus canciones, “Almost Spring” (Casi es primavera), “Without a Fight” (Sin pelear) y “Rise Up, My Dear” (Levántate, mi amor), se convirtieron en himnos de protesta en dos exitosas revueltas callejeras que tuvieron lugar en Ucrania en 2004 y 2014. Sin embargo, en cada una de esas ocasiones, Vakarchuk y millones de ucranianos se desilusionaban cuando los dirigentes a los que ayudaron a llegar al poder demostraban una rapacidad tan cínica como sus predecesores.

Si Vakarchuk entrara en la política, no sería el primer giro abrupto en su carrera. Nació en un pueblo de los Cárpatos llamado Mukachevo, ubicado al oeste de Ucrania, y fue criado en una familia de científicos. Su madre y su padre eran profesores universitarios de Física y en un inicio él siguió sus pasos.

En 1994, Vakarchuk fundó su banda Okean Elzy, cuando era estudiante de licenciatura en la Universidad de Leópolis, donde después obtuvo un doctorado en el campo de la física de partículas conocido como supersimetría (SUSY, por su acrónimo en inglés): la teoría que habla de cómo las partículas que aún no han sido detectadas a fin de cuentas explicarán los defectos en lo que se conoce como el modelo estándar de la energía y la materia en el universo.

Para cuando se graduó, Okean Elzy era tan popular que Vakarchuk se mudó a Kiev, la capital, donde se volvió músico profesional después de dejar la ciencia de lado, aunque su cuarto álbum lleva como título Supersimetría. En este disco, interpreta una canción llamada “Susy” sobre una mujer a la que en un verso le ruega “no escondas tus ilusiones” de mí.

A lo largo de veinticuatro años, Okean Elzy ha lanzado diez álbumes, que terminaron por ser la banda sonora de relaciones amorosas adolescentes, revoluciones y guerras de una generación de ucranianos… y que provocaron que el nombre de Vakarchuk fuera ampliamente conocido por una gran parte del electorado.

Ucrania, a diferencia de Rusia, tiene un sistema político libre pero caótico capaz de elevar a nuevos líderes con estrategias novedosas para lidiar con los múltiples problemas que enfrenta el país, en particular la guerra con los separatistas respaldados por los rusos, la cual ha dividido a Ucrania oriental. El remedio de eliminar sanciones y “llevarse bien con Rusia”, que el presidente Donald Trump ha dicho que quisiera implementar, depende de una resolución en Ucrania.

Tan solo en la década pasada, una cohorte colorida de presidentes ya ha liderado a Ucrania: Viktor Yushchenko, cuyo rostro quedó desfigurado en un supuesto envenenamiento con dioxina que perpetraron los rusos, lo cual lo convirtió en una representación casi medieval del sufrimiento; Viktor Yanukovych, un autócrata vendido que tenía un zoológico privado, y el líder actual, Petro Poroshenko, el dueño de una fábrica de chocolate a quien se le conoce como el Willy Wonka de Ucrania.

Después de la Revolución Naranja de 2004, Vakarchuk trabajó durante un periodo breve en el Parlamento, pero renunció para protestar por una lucha interna que había entre Yushchenko y la primera ministra Yulia Tymoshenko dentro del grupo que estaba a favor de las posturas ideológicas de Occidente.

“En verdad me frustró el nivel de las luchas mutuas, en el absurdo mundo hobbesiano de todos contra todos, en vez de realizar un cambio para mejorar el país”, mencionó al referirse a su incursión inicial en la política.

“Era una persona que creía en algo y quedó muy decepcionado”, comentó Ihor Panasov, crítico de música, durante una entrevista en la que describió el papel de Vakarchuk como una musa para los levantamientos populares de Ucrania.

El Estado de derecho es un objetivo general, mencionó Vakarchuk. “Hay que ser como los colonos en Estados Unidos, quienes sabían que lo único que les quedaba era moverse hacia el oeste. Sin importar qué tan difícil fuera, sin importar los obstáculos, tenían una gran meta y querían alcanzarla. Encontrar agua, ubicar un lugar donde establecer una granja y todo lo demás son tan solo obstáculos contra los que luchas con lo que tengas a la mano”.

Vakarchuk señaló que crear una fuerza policial eficaz y un Ejército poderoso debían ser las respuestas de Ucrania ante la corrupción y la agresión de Rusia. Vakarchuk ha apoyado la creación de una corte especializada en combatir la corrupción mientras que Poroshenko ha actuado lento y de mala gana.

Según Vakarchuk, él es un creyente de la “política del magnetismo” que funcionó en Alemania Occidental, el lado donde la sociedad era más libre y rica, y que a fin de cuentas se reunió bajo sus términos con Alemania Oriental.

“Estoy convencido de que la clave está en la situación actual que vive el país”, opinó. “Mientras más predecibles, poderosos, cohesivos y ricos seamos, habrá una mayor probabilidad de que no quepa ni la intención ni la posibilidad de que algún foráneo pueda perjudicarnos. A largo plazo, es una estrategia muy poderosa”.

Solo en los países prósperos y pacíficos los músicos pueden evitar la política y concentrarse únicamente en la creatividad, afirmó.

“No se trata de preguntar: ‘¿Qué piensas al ser el autor?, sino: ‘¿Qué hay en el aire?’”, comentó Vakarchuk. En la Ucrania actual, añadió, esto quiere decir que “necesitamos elogiar la inevitabilidad del cambio porque nos enfrentamos a una guerra”.

Sin embargo, el mes pasado, durante un concierto en Kiev que atrajo a cerca de 85.000 personas, incluso muchos de sus seguidores dijeron que no querían que su ídolo musical fuera candidato a la presidencia para ensuciarse las manos en la política.

Al ser el líder de una banda de rock, Vakarchuk podría tener una ventaja en una carrera a la presidencia llena de difamación. “Van a hablar de las drogas. Van a mencionar a las mujeres”, comentó Mylovanov. “Y Vakarchuk dirá: “Claro, amigos, ese es el punto del rocanrol”.

Categorías: Noticias

Los premios Emmy generan una nueva estrella

Mar, 09/18/2018 - 09:34
Continue reading the main story Foto Rachel Brosnahan, protagonista de “La maravillosa señora Maisel”, ganadora del Emmy a mejor serie de comedia Credit Mario Anzuoni/Reuters

Advertisement

-->

En una lluvia de estrellas no hay lluvia ni hay estrellas. Se trata de un único cometa que, al atravesar ráfagas de viento solar, se desintegra en miles de partículas luminosas. Eso es lo que ha ocurrido en los premios Emmy de los últimos años con Juego de tronos.

Por sus veintidós nominaciones, parecía que la superproducción de David Benioff y D. B. Weiss iba a monopolizar de nuevo unos galardones cuyas opciones no encabezaba HBO por primera vez en los últimos dieciocho años, sino que —con 112 frente a 108— lo hacía Netflix. Pero a la supernova le ha nacido otra megaestrella. Y, para sorpresa de todos, no en forma de drama, sino de comedia.

Porque aunque Juego de tronos haya ganado en nueve categorías (mejor serie dramática, mejor actor de reparto y mejores efectos visuales, además de otros premios técnicos), batiendo con 47 premios el récord anterior de 38, La maravillosa señora Maisel se ha hecho con cinco galardones principales: mejor serie cómica, mejor actriz protagonista (la fabulosa Rachel Brosnahan), mejor actriz de reparto (Alex Borstein) y mejor guion y mejor dirección (ambos para Amy Sherman-Palladino).

Cuando el gran combate parecía que se daba entre HBO y Netflix, el año pasado Hulu irrumpió con El cuento de la criada, y este año lo ha hecho Amazon con esta entrañable, ambiciosa y rítmica serie que narra, en el marco de la alta burguesía judía del Nueva York de 1958, cómo tras ser abandonada por su marido Miriam Maisel asume progresivamente que su vocación y su destino es el de presentar en público sus monólogos cómicos y profundamente autobiográficos.

Como en las dos otras series de Amazon Prime Video que también exploran mundos artísticos, Mozart en la selva —la música— y Amo a Dick —el arte contemporáneo—, en La maravillosa señora Maisel la comedia conduce a momentos de auténtica magia en la pantalla. Una magia que ayer se trasladó al escenario del Teatro Microsoft de Los Ángeles cuando Sherman-Palladino se convirtió en la primera mujer de la historia que gana un Emmy por su escritura y otro por su dirección.

Continue reading the main story Foto Una escena de la séptima temporada de "Juego de tronos" Credit HBO

En las nominaciones de Juego de tronos eran tan elocuentes las presentes (en la creación) como las ausentes (en la interpretación). No fueron nominados sus protagonistas, porque no se puede decir que sean excelentes. La escena de cama entre Kit Harrington (Jon Snow) y Emilia Clarke (Daenerys), entre las nalgas perfectas de él y el ardor de la mismísima Madre de los Dragones, es una de las peores de la historia audiovisual. Entre ambos tienen exactamente dos expresiones, dos registros.

Los secundarios, en cambio, se han impuesto en la nominaciones de una manera abrumadora y Peter Dinklage se ha llevado a casa su tercer Emmy como actor de reparto. Y ahí está clave: ¿quiénes son realmente los personajes protagonistas de este gran relato coral? Como en las otras grandes series fantásticas de la historia, Galáctica y Perdidos, la épica es colectiva. Son ficciones horizontales, en red, que brillan con luz propia en un panorama narrativo que por lo general se resiste a abandonar la jerarquía clásica, la tiranía de los rostros que son ejes de rotación. En ninguna otra serie los individuos, víctimas de una incesante carnicería, han tenido tan poca importancia: lo que importa en Juego de tronos es que la historia sea espectacular, inolvidable, como una lluvia de estrellas de las perseidas para los turistas astronómicos.

El premio del año pasado a Elisabeth Moss por su estratosférica interpretación de June en El cuento de la criada, en cambio, nos recuerda que en esa ficción distópica con aliento utópico sí hay un centro. Un centro humano y femenino. Aunque solo haya ganado tres de los veinte premios a los que optaba, la segunda temporada de la adaptación de la novela de Margaret Atwood, aunque más imperfecta que la primera, ha sido sin duda más intensa y ha dejado claro que el mundo donde se inserta la República de Gilead se puede expandir para convertirse en el sucesor de Poniente.

Continue reading the main story Foto Rachel Brosnahan en "La maravillosa señora Maisel", que ganó cinco emmy: mejor serie cómica, mejor actriz protagonista, mejor actriz de reparto, mejor guion y mejor dirección Credit Nicole Rivelli/Amazon, vÍa Associated Press

Junto con La maravillosa señora Maisel y Juego de tronos, el resto de series ganadoras de los Emmy 2018 han sido El asesinato de Gianni Versace: American Crime Story (siete premios, entre ellos los de mejor miniserie, mejor actor protagonista y mejor dirección al omnipresente y a veces genial Ryan Murphy), The Crown (mejor actriz protagonista a la superlativa Claire Foy, mejor dirección y dos premios técnicos), The Americans (mejor actor protagonista, a Matthew Rhys, y mejor guion, a Joel Fields y Joe Weisberg), Black Mirror (mejor película de television por el capítulo “USS Callister”, más otros dos galardones de artes creativas) y Wild Wild Country (mejor serie documental, una categoría que tampoco ha entrado todavía en los Primetime Emmy Awards, pero que debería hacerlo).

A excepción de Juego de tronos, ¿qué tienen todas ellas en común? Que remiten directa o indirectamente al imaginario de la segunda mitad del siglo XX. De hecho, se pueden estudiar las diferentes décadas de esos cincuenta años a través de ellas: The Crown nos ha mostrado en sus dos temporadas hasta la fecha la historia británica y mundial desde 1947 hasta 1963; La maravillosa señora Maisel se ambienta en los cincuenta; The Americans —una ficción de alta calidad que acaba de concluir tras seis temporadas contándonos cómo era la vida de los agentes soviéticos infiltrados en el sueño americano—, yWild Wild Country —que reconstruye la gran comuna de meditación dinámica y excesos varios que lideró Osho en lo más profundo de los Estados Unidos— nos muestran las contradicciones geopolíticas de los años ochenta;  la segunda temporada de American Crime Story narra los años noventa desde una mansión ensangrentada de Miami Beach.

“USS Callister”, por último, aunque esté situada en un futuro próximo y aciago,  recrea un videojuego de inmersión con estética pulp inspirado en una serie ficticia, “Space Fleet”, que recuerda a la etapa inicial de Star Trek. El protagonista, Robert Daly, es un fanático de la serie que afirma tenerla entera en vídeo, en DVD y en Blu-ray, y añade: “Ahora está en Netflix”. Como Black MirrorThe Crown Wild Wild Country: tres producciones originales. Atención al dato: la Historia se resiste, pero Netflix avanza como un tanque sin frenos. Ha empatado en premios con HBO (23), aunque todavía se les resistan los que realmente cuentan.

Un artículo sobre los Emmy no puede acabar sin algún párrafo dedicado a las injusticias. Me parece ridículo que This Is Us —un drama entrañable y lacrimógeno de nivel medio—, Stranger Things —una serie adolescente diseñada para activar la conversación y la nostalgia— y Westworld —una serie de ciencia ficción interesantísima pero fallida— vuelvan a estar nominadas como mejores dramas. La industria destaca, respectivamente, el gran fenómeno sociológico de la televisión generalista, el gran fenómeno fanático de Netflix y la promesa que jamás se cumplirá.

Sí merecían en cambio nominaciones y premios principales tres buenas series ignoradas por los Emmy: The Good FightThe Deuce Better Call SaulSe ha consumado un agresivo relevo generacional. El matrimonio King, David Simon y Vince Gilligan, los autores respectivos de esas tres series y de mitos como The Good WifeThe Wire o Breaking Bad, han sido eclipsados por nuevas caras, por sangre fresca.

Los Emmy y el sistema que representan necesitan generar nuevas estrellas, porque el show debe continuar a toda costa y a cualquier coste. Pero los premios no son la única luz que guía nuestra prescripción, porque no olvidamos que muchas de las estrellas que vemos brillar en el cielo nocturno son estrellas muertas. Ni que el sol, aunque desaparezca cada día, también es una estrella.

Categorías: Noticias

El regreso a las armas de los exguerrilleros de las Farc

Mar, 09/18/2018 - 07:00

Debajo de una bandera colombiana rasgada en una montaña ventosa, está reunida una milicia guerrillera dispar. A uno le falta un brazo; a otro, una pierna. Un comandante que apenas sabe leer pero se hace llamar el Poeta recuenta un reciente intercambio de fuego con paramilitares en un área cercana.

Sería como cualquier otra escena de las décadas de conflicto guerrillero en Colombia, con la excepción de que el grupo al que los milicianos dicen pertenecer, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), se desarmó hace un año después de firmar un acuerdo de paz para poner fin al conflicto más longevo del continente.

Los acuerdos firmados en 2016 entre los guerrilleros y el entonces presidente colombiano Juan Manuel Santos buscaban terminar la lucha de más de cinco décadas que dejó por lo menos 220.000 muertos y casi seis millones de desplazados.

Pero había un temor detrás del acuerdo: que muchos de los miles de combatientes que obtuvieron amnistía no perseveraran como civiles y terminaran por regresar a las armas.

Eso ya sucedió.

“Hacemos lo mismo, seguimos con los mismos ideales y todo y vamos para allá, si Dios quiere”, dijo uno de los comandantes, alias Maicol, de 25 años.

Las guerrillas disidentes invitaron a The New York Times a su campamento, escondido en las montañas al norte de Medellín, para hablar sobre por qué dejaron el pacto de paz. Aunque ese acuerdo, desde antes de la visita, ya estaba atribulado.

El gobierno prometió llegar a las tierras antes controladas por rebeldes de las Farc para proveer salud, educación y agua potable, pero apenas si tiene presencia en el país.

El nuevo presidente colombiano, Iván Duque, hizo campaña en contra de los acuerdos y ahora dice que pretende revisarlos. Uno de los negociadores de las Farc para el pacto de paz fue arrestado por el tráfico de diez toneladas de cocaína, mientras se preparaba a asumir un puesto como senador.

Y después están grupos como el que visitó The New York Times, que representan un reto particular a la permanencia de los acuerdos: no puede haber paz si los guerrilleros están armados de nueva cuenta.

Continue reading the main story Foto Una casa abandonada en el monte colombiano. La zona ha quedado desierta por los reiterados ataques de paramilitares. Credit Federico Rios Escobar para The New York Times Continue reading the main story Foto Un grupo de rebeldes de las nuevas Farc en un campamento en las montañas de Colombia Credit Federico Rios Escobar para The New York Times Continue reading the main story Foto Parte del entrenamiento diario del grupo Credit Federico Rios Escobar para The New York Times

Cientos, quizá miles, de luchadores de las Farc se han resistido al acuerdo. Insight Crime, organización que estudia grupos de delincuencia organizada, estima que hay unos 2800 guerrilleros disidentes de las Farc; esa cifra representa casi el 40 por ciento de todos los milicianos que tenía el grupo antes de los acuerdos.

Hay una línea narrativa común entre quienes estaban en la base sobre su disidencia: el gobierno les prometió una nueva vida civil con los acuerdos, pero pronto terminaron sintiéndose acorralados por grupos paramilitares que intentaron hacerse del control que habían abandonado los rebeldes. Los disidentes pidieron al Times no revelar la ubicación de su base por temor a que el gobierno o los paramilitares los ataquen.

“Vi que estaban fusilando a muchos compañeros, entonces decidí otra vez meterme al monte”, dijo Maicol. Han muerto por lo menos 75 exguerrilleros desde 2016, según los dirigentes del partido político que surgió de la desmovilización (su acrónimo también es Farc).

Mientras los líderes de la guerrilla aseguraron que habían entregado todas las armas a la misión de Naciones Unidas, en la base dicen que no fue así. “Todavía quedaban unas, las viejas”, dijo el Poeta, quien utiliza un alias, como muchos de los rebeldes entrevistados, e indicó que es para mantener a su familia a salvo.

Quizá algo que es tan preocupante como el rearme de esos grupos es las alianzas que han empezado a formar en las montañas. Algunos de los rebeldes ahora portan la insignia del Frente Virgilio Peralta Arenas, banda criminal a la que las autoridades acusan de masacrar a civiles y de narcotráfico.

Ese grupo alguna vez peleó contra las Farc, pero los rebeldes dicen que ahora trabajan juntos para fines de protección mutua. Eso podría significar que en un futuro no tan lejano los exguerrilleros se asemejen más a un grupo de delincuencia organizada que al ejército de marxismo revolucionario que establecieron en los años sesenta.

“Es parte de la historia trágica de Colombia: un modo de violencia que se transforma en otro ante la ausencia de un Estado legítimo”, dijo Cynthia Arnson, directora para América Latina del Centro Woodrow Wilson. “Los acuerdos de paz son una oportunidad que puede o no ser aprovechada, y aquí eso se va perdiendo día por día”.

Iván Márquez, el segundo de las Farc, es uno de los exguerrilleros de alto mando cuyo paradero se desconoce; no ha sido visto en un mes y muchos temen que regresó a las armas.

“Si Iván Márquez deja el proceso de paz y se une a los disidentes, entones todo el proceso podría fracasar”, dijo Jeremy McDermott, codirector de Insight Crime. Calcula que hasta otros diez comandantes tomarían de nuevo las armas, una cantidad suficiente para crear “el núcleo de un nuevo ejército guerrillero”.

Los antiguos líderes rebeldes han urgido a sus compañeros a que no den ese paso al monte. Pero otros, como Julián Gallo Cubillos, excomandante antes conocido como Carlos Antonio Lozada, indican que sí comprenden por qué algunos querrían regresar dados los peligros que enfrentan como civiles.

“Respetamos esa decisión”, dijo el excomandante. “Aunque no la compartimos; ya estuvimos medio siglo intentando ese camino y no logramos lo que estábamos buscando”.

El gobierno colombiano no respondió a solicitudes de entrevista para este artículo. Sin embargo, cuando el nuevo ministro de Defensa colombiano, Guillermo Botero, asumió el cargo en agosto, dijo que “las disidencias de las Farc están más extendidas de lo que se decía y en proceso de crecimiento”.

También lanzó una amenaza a esos disidentes: “Nuestras fuerzas armadas van a recobrar su carácter combativo”, dijo.

Continue reading the main story Foto Los integrantes de las nuevas Farc durante un ejercicio de tiro Credit Federico Rios Escobar para The New York Times Continue reading the main story Foto Un combatiente en la selva en la que los disidentes establecieron su nuevo campamento Credit Federico Rios Escobar para The New York Times Continue reading the main story Foto Un grupo de guerrilleros rebeldes de las Farc desayunan cerca de un arroyo. Credit Federico Rios Escobar para The New York Times

El comandante Poeta se unió a lo que llama “la vieja Farc” cuando tenía 18 años y pasó los siguientes doce en ascenso por las filas, hasta que su frente sufrió una emboscada y él recibió varias balas en el estómago. Las imágenes de él y de otros en la base ya fueron publicadas también por Bloomberg, que tampoco usó sus nombres completos.

Disfrazados como civiles, los compañeros del Poeta lo llevaron a un hospital en Medellín. Mientras se recuperaba, dijo que fue arrestado bajo sospecha de ser guerrillero y fue sentenciado a veintiséis meses de prisión.

Ya que quedó libre, se asentó en la ciudad de Ituango, donde lideró grupos de activismo civil.

Pero cuando se firmó el acuerdo de paz y se retiraron las fuerzas guerrilleras al campamento de desarme, esa zona resintió la llegada del Clan del Golfo, la organización criminal más grande del país. Amenazaron a quien se encontraran en su camino.

Así sucedió en otras partes del país: cientos de activistas sociales rurales fueron asesinados, incluidos exguerrilleros.

El Poeta decidió acudir con un excompañero, Rogelio Guerrero, quien se había sumado a las Farc en 1998. Los dos se reunieron en un campamento de desarme cerca de Santa Lucía.

Guerrero contó una historia muy similar a la del Poeta; estaba bajo amenaza de paramilitares. El año pasado un excomandante que ahora vivía como civil fue asesinado cerca de donde estaba y Guerrero temía ser el siguiente.

Después de conversar por unas horas, los dos decidieron revivir su unidad de las Farc, con Guerrero como líder.

“Me sentí, digamos, nuevamente orgulloso”, dijo el Poeta. “De ver que ya estaba otra vez en pie. Fue grandioso”.

El regreso al campo de batalla fue difícil. La estructura central de comando de las Farc, que era la que transmitía los mensajes y órdenes entre los frentes, ya no existía, y el grupo disidente estaba solo.

Pero pronto encontraron reclutas.

Continue reading the main story Foto Un miembro disidente de las Farc vigila después del atardecer. Credit Federico Rios Escobar para The New York Times Continue reading the main story Foto Un descanso en la base de los disidentes Credit Federico Rios Escobar para The New York Times Continue reading the main story Foto Los integrantes del nuevo frente de las Farc cenan a la luz de las lámparas. Credit Federico Rios Escobar para The New York Times

Entre ellos está Cuatro, un miliciano que pasó una década con las Farc. Se desmovilizó el año pasado, pero dijo que la vida civil no le sentaba bien. Cuando escuchó que se había formado una banda disidente de inmediato la buscó.

Entre los primeros retos del grupo fue encontrar protección. Cuatro sabía dónde encontrar armas y Guerrero decidió entablar alianzas; incluso con antiguos enemigos, como el Frente Virgilio Peralta Arenas y el Clan del Golfo.

“Necesitamos el territorio sin que haya un derramamiento de sangre”, dijo Guerrero. Dijo que el Frente Virgilio acordó trabajar con ellos y que los integrantes del Clan del Golfo “respondieron con violencia”.

Los rebeldes también han buscado a excompañeros que han retomado las armas en otros sitios, entre ellos comandantes como Walter Patricio Arizala, alias Guacho, quien controla el tráfico de cocaína en la frontera con Ecuador y quien secuestró y mató a tres periodistas este año. (El gobierno también busca a Guacho; el 15 de septiembre reportaron que resultó herido en un ataque).

“La idea es coger las comunicaciones, hacer reuniones, juntarnos y cuadrar para empezar a operar como antes”, dijo Cuatro. “Unificar en todo el país”.

La vida en las nuevas Farc se asemeja mucho a las rutinas viejas.

El día comienza antes del amanecer. Los milicianos se despiertan en sus hamacas, toman café y empiezan sus clases, en las que discuten los escritos de Karl Marx y de revolucionarios latinoamericanos, como el cubano José Martí. Cada uno o dos días levantan el campamento y marchan durante horas en la selva.

Pero la rebelión ahora es mucho más pobre que la antigua.

Las Farc viejas eran financiadas por sus impuestos al cultivo de hoja de coca. El área en la que opera este grupo tiene pocos plantíos y casi nada de minas de oro ilegales. En cambio, los combatientes toman comida de otros poblados cercanos, cuando pueden encontrarla.

Muchos no tienen uniforme o duermen sobre hojas porque no hay hamacas.

“Sí, aguantamos hambre, sufrimos de todo. Pero estamos claros de lo que estamos haciendo”, dijo un combatiente que usa el alias Piscino.

Las metas de la disidencia también son menos ambiciosas: reconocen que no van a poder derrocar al gobierno y tampoco quieren pelear contra la policía provincial. Dicen que pretenden defender a poblados de grupos armados, pero si están en constante movimiento es probable que los únicos a los que defiendan sean a ellos mismos.

No queda claro si esta “nueva” rebelión en Colombia crecerá, será aplastada o se desvanecerá. El camino es complicado sin importar el resultado. Aunque Piscino, quien perdió la mano izquierda a causa de una mina, dijo que eso poco importa.

Las dificultades son sacrificios necesarios, aseguró: “Los que estamos armados nuevamente estamos dispuestos a morir en la lucha”.

Categorías: Noticias

Procesan a Cristina Fernández de Kirchner por corrupción

Lun, 09/17/2018 - 17:09
Continue reading the main story Foto Cristina Fernández de Kirchner llega a los tribunales de Comodoro Py, en Buenos Aires, antes de una comparecencia por las investigaciones en su contra, el 3 de septiembre. Credit Alberto Raggio/Reuters

Advertisement

-->

BUENOS AIRES — El juez federal argentino Claudio Bonadio ordenó el procesamiento y la prisión preventiva de la expresidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner por supuestamente encabezar una trama de corrupción que recibía sobornos empresariales a cambio contratos de obras públicas.

Bonadio imputó a Fernández de Kirchner por los delitos de “asociación ilícita en calidad de jefa, admisión de dádivas” y “cohecho pasivo” entre 2003 y 2015, periodo que incluye sus dos mandatos y el de su marido fallecido y antecesor, Néstor Kirchner. El magistrado también le impuso un embargo de 4000 millones de pesos (alrededor de 100 millones de dólares).

De acuerdo con Bonadio, la expresidenta operó en Argentina “una colusión de funcionarios y empresarios que hizo funcionar una maquinaria que le sacaba con procedimientos amañados dinero al Estado Nacional en detrimento de la educación, la salud, los jubilados, la seguridad, que dejaba al pueblo más humilde sin cloacas, sin agua corriente, sin servicios, sin transporte seguro… y todo esto se hizo para distribuir coimas a funcionarios corruptos”.

El juez federal ordenó también procesar al exministro de Planificación Julio de Vido y a otros exfuncionarios kirchneristas, así como a varios empresarios de la construcción, entre ellos Angelo Calcaterra, primo del actual presidente Mauricio Macri. En total hay 42 procesados, tanto exfuncionarios como empresarios, sobre los cuales se trabó un embargo equivalente al de la mandataria. Doce fueron eximidos del pedido de prisión preventiva.

El escándalo contra estas figuras estalló en agosto al darse a conocer copias de cuadernos en los que el chofer de un exfuncionario detallaba supuestos pagos que empresas de la construcción realizaban para ser favorecidas en adjudicaciones públicas.

Sin embargo, para que procedan las acusaciones contra Fernández de Kirchner sería necesario quitarle los fueros, pues tiene inmunidad política en su cargo como senadora.

En caso de que la justicia solicite su desafuero solo perdería la inmunidad de arresto con dos tercios de los votos de los senadores, algo poco probable ya que el peronismo opositor ha adelantado que no apoyará esa medida mientras no haya una condena firme.

Fernández de Kirchner ya ha sido procesada por otros casos, en algunas instancias por el mismo juez Bonadio: por supuesta defraudación al Estado con la compra de dólares en el mercado a futuro, otra por supuesto lavado de dinero y una tercera por el presunto encubrimiento de los responsables del ataque terrorista contra una mutual judía de Buenos Aires en 1994.

Sus seguidores aún apuestan a que se postule a la presidencia en los comicios del año próximo y todavía goza de un amplio respaldo popular.

Categorías: Noticias

Una Navidad en septiembre para un niño con cáncer terminal

Lun, 09/17/2018 - 13:51
Continue reading the main story Foto Shilo Allen carga a su hijo Brody, de 2 años, el viernes afuera de su casa en los suburbios de Cincinnati. La familia de Brody recibió en mayo la noticia de que el niño padece una forma agresiva de cáncer y el mes pasado dejó de recibir tratamiento. Credit Maddie McGarvey para The New York Times

Advertisement

-->

Hace cinco semanas, los padres de Brody Allen recibieron la noticia de que a su hijo de 2 años le quedaban dos meses de vida, debido al tipo de cáncer cerebral poco común que padece.

La familia se dio cuenta de que quizá no lograría disfrutar otra Navidad, así que decidieron celebrarla antes de tiempo, por lo que pusieron el árbol y adornos navideños. Sus vecinos de Ohio hicieron lo mismo.

“Él cree que es Navidad”, dijo McKenzie Allen, de 21 años, hermana de Brody. “Se despertó un día y ahí estaba el árbol de Navidad. No sabe que en realidad esa festividad aún no llega. Solo la disfruta”.

La salud de Brody se ha deteriorado tanto que ya no tiene la energía de un niño de su edad y tampoco puede usar el brazo ni la pierna izquierdos. Le gusta estar al aire libre, así que suele sentarse en una carretilla para niños, con una cobija y su sudadera puesta, mientras sus hermanos lo llevan por el vecindario de Colerain Township, un suburbio de Cincinnati.

Ahí puede ver inflables de Minnie y Mickey Mouse, un hombre de nieve, Santa Claus y un árbol de Navidad en el patio de Barbara Elliott, una vecina cuya casa es una de las seis en la calle cerrada donde viven los Allen que ha sido decorada para Brody.

Continue reading the main story Foto Brody recibió cientos de tarjetas navideñas. Credit Maddie McGarvey para The New York Times

“Le ofrecí a la señora Allen unos pañales entrenadores que tenía de mi nieto que todavía no avisa para ir al baño y me dijo que no iban a enseñarle a Brody a dejar el pañal porque tenía cáncer”, dijo Elliott, de 74 años, describiendo lo que le dijo la madre del niño.

“Nos partió el alma”, agregó Elliott, con la voz entrecortada. “Así que le dije a mi marido: ‘¡Tenemos cosas, vamos a decorar!’”.

La familia de Brody se enteró de la enfermedad del niño en mayo, después de que el pequeño dijo sentirse mareado; un médico dijo que podía tratarse de una infección en el oído. La familia acudió al Cincinnati Children’s Hospital Medical Center para que le realizaran más pruebas, las cuales revelaron que Brody tenía cuatro tumores embrionarios con varias rosetas de capas múltiples.

“Uno se encuentra en la parte inferior de su columna vertebral, otro está entrelazado con su tronco encefálico y los otros dos están detrás del puente de Varolio”, explicó su hermana.

“Su caso es extremadamente raro”, dijo. “No responde bien al tratamiento”.

Su padre, Todd Allen, de 45 años, agregó: “Era un tumor cerebral muy agresivo que tenía desde que nació, pero nunca nos dimos cuenta”.

Continue reading the main story Foto Bailey Allen sostiene a Brody, su hermanito, afuera de su casa. Credit Maddie McGarvey para The New York Times

Agregó: “Lo tuvo todo el tiempo, es parte de quien es”.

El hospital, que ha ayudado a pagar las facturas médicas que no cubre Medicaid, le dio a Brody el tratamiento de quimioterapia más agresivo que fue posible.

No resultó efectivo. Uno de los tumores de Brody creció un 30 por ciento y desarrolló un quinto tumor en el cerebro. No era posible usar radiación para combatir los tumores debido a la edad de Brody.

“Solo iba a acabar lastimándolo”, explicó Todd.

No había más opciones para el niño. Así que la familia decidió hacerlo feliz.

“Intentaron tratarlo y no fue posible, pero nos dieron una familia”, dijo el padre del niño. “Esos médicos y enfermeras amaron a Brody como nadie. Son parte de nuestra familia”.

La familia Allen acordó celebrar la Navidad en septiembre para Brody, pero pronto se dieron cuenta de que necesitaban más decoración. No hay mucha venta de adornos navideños en ese mes, así que crearon una página de Facebook llamada Team Brody y pidieron ayuda a sus vecinos.

Continue reading the main story Foto Brody observa un juguete que le dieron sus vecinos. Credit Maddie McGarvey para The New York Times

“Estaba dispuesto a comprar los adornos que nos traían, pero nos donaron muchos”, dijo el papá de Brody.

Ryan Simpson, de 34 años, a quien sus amigos llaman el Hombre de la Navidad, según relató, fue etiquetado en el grupo de Facebook.

“Cuando fui a verlos, en realidad no sabía en qué me estaba metiendo”, dijo.

Simpson llegó a la puerta de la familia Allen con una bolsa de plástico llena de luces y adornos y ayudó a la familia a decorar el interior y el exterior de la casa.

“Cuando llegué a la casa aquel día, Brody estaba afuera en una carretilla roja de juguete y su hermana lo llevaba a todas partes”, dijo Simpson. “Le di una pequeña casa de jengibre con gomitas que de inmediato llamó su atención”.

Simpson volvió a la casa los siguientes cuatro días para poner más adornos. También ayudó a los vecinos a decorar sus casas.

“Mi vecina de al lado, quien solo habla español, quitó todas sus cosas de otoño y colocó copos de nieve y flores de Nochebuena; también puso una guirnalda en su barda y luces”, comentó Elliott.

Continue reading the main story Foto La casa de la familia Allen Credit Maddie McGarvey para The New York Times

“Cuando Brody vio todo, no lo podía creer”, comentó Simpson. “Ha estado muy animado”.

La gente también le ha mandado regalos y comida. Brody se alimenta mediante una sonda, pero le encanta chupar el azúcar de los palitos de caramelo agridulce y beber Gatorade azul.

“Ayer recibimos veinticinco tarjetas navideñas”, dijo su mamá.

Ahora la comunidad está planeando un desfile navideño para Brody.

“Necesitábamos hacer algo porque vive en nuestro vecindario”, comentó Amanda Beckman, de 34 años, quien se puso en contacto con el grupo de Facebook. “Solo queríamos hacer algo muy especial para ellos, porque están pasando por un momento difícil”.

El desfile está programado para el 23 de septiembre e incluirá a Santa Claus en un camión de bomberos, cantantes de villancicos y superhéroes. Algunos solo quieren ser parte de la caravana de automóviles.

“Todos quieren participar”, comentó Beckman.

Brody tiene días buenos y malos, pero con estos esfuerzos, pasa muchos buenos ratos.

“Es conmovedor porque sé que será su última Navidad”, dijo la madre de Brody, Shilo Allen, de 41 años.

“Es muy difícil, pero me encanta ver sus ojos llenos de alegría”, dijo. “Lo hicimos para hacerlo feliz”.

Categorías: Noticias

Los sistemas secretos de las plantas cuando son atacadas

Lun, 09/17/2018 - 12:45
Continue reading the main story Foto Credit Simon Gilroy

Advertisement

-->

Las plantas no tienen ojos ni oídos ni boca ni manos. Tampoco tienen cerebro… ni siquiera sistema nervioso. ¿Qué decir de músculos? Ninguno. Permanecen inmóviles siempre en el mismo lugar; lo único que hacen es absorber la luz del sol y los nutrientes del suelo. Sin embargo, cuando se aproxima alguna criatura con la intención de comerlas, pueden sentirlo.

Entonces, responden a ese estímulo.

¿Cómo es posible?

“Ahora tenemos que pensar como plantas”, dijo Simon Gilroy, botánico de la Universidad de Wisconsin-Madison que estudia la forma en que las plantas perciben el medioambiente e interactúan con él.

“Las plantas no son animales verdes”, explicó Gilroy. “Son diferentes, aunque algunas veces sus funciones exhiben similitudes asombrosas con las de los animales”.

Continue reading the main story Foto Ante los mordiscos de una oruga Credit Simon Gilroy

Como parte de un estudio publicado en la revista científica Science, diseñado con el propósito de dilucidar qué mecanismos secretos emplean las plantas para comunicar que se aproxima alguna amenaza, Masatsugu Toyota —quien ahora es catedrático en la Universidad Saitama de Japón— y otros investigadores del laboratorio de Gilroy en Wisconsin observaron a algunas orugas masticar una planta y utilizaron tijeras para cortar las hojas con el fin de ver cómo respondía.

Aplicaron glutamato, un neurotransmisor importante que ayuda a las neuronas de los animales a comunicarse.

Continue reading the main story Foto Si una parte de la planta es cortada se esparce calcio desde otras hojas. Credit Simon Gilroy

Al menos en otros diez videos, además del que se presenta aquí, emplearon una proteína verde y brillante para observar cómo el calcio y los mensajes químicos y eléctricos resultantes se desplazaban a través de la planta. También observaron bajo el microscopio cómo se movían las señales de alarma por las extremidades de las hojas, un fenómeno que reveló que las plantas no son tan pasivas como parece.

Los mensajes se originan en el punto de ataque, desde donde el glutamato propulsa una ola de calcio que se propaga a través de las venas de la planta, como si se tratara de una red de tubería. Esta inundación activa las hormonas del estrés e interruptores genéticos que abren el arsenal de la planta y la preparan para defenderse de sus atacantes, sin necesidad de un solo pensamiento o movimiento.

Continue reading the main story Foto La planta cuando se le unta glutamato, un neurotransmisor Credit Simon Gilroy

Al igual que los animales, las plantas son eucariontes —organismos pluricelulares— que se derivaron de un ancestro universal común (llamado LUCA por su sigla en inglés) hace miles de millones de años. Impulsados por nuestro instinto de supervivencia cuando percibimos una amenaza, enviamos a través de nuestro cuerpo o tejidos un mensaje de alerta acerca del peligro para reaccionar a su presencia. Las acciones que aplicamos son muy variadas, ya que dependen de adaptaciones personales a nuestro estilo de vida en ambientes distintos; no obstante, gran parte de la maquinaria celular básica es igual. La biología dejó estos mecanismos intactos, pues si algo no está descompuesto, ¿qué necesidad hay de arreglarlo?

Un mecanismo que comparten nuestras células es la fluctuación en los niveles de iones de calcio, que contienen una carga eléctrica. En los seres humanos, esta carga ayuda a controlar la transmisión de mensajes entre las neuronas. Un cambio en los iones de calcio puede hacer palpitar nuestro corazón o provocar la contracción de nuestros músculos, de tal forma que podamos ponernos de pie y huir si percibimos alguna amenaza.

Obviamente, las plantas no pueden correr. No obstante, los investigadores sabían que los genes que elaboran receptores similares a aquellos sensibles al glutamato disparan señales eléctricas que se desplazan por las plantas cuando sufren alguna herida. Activan genes en el resto de la planta para que puedan responder.

Con la ayuda del glutamato, los iones de calcio pueden fluir y llevar su señal a través de canales: el glutamato ingresa en los espacios receptores especiales de manera similar a una llave que embona en la cerradura de un candado, y así va abriendo compuertas de acceso. Estos canales no son exactamente iguales a los del sistema nervioso de los mamíferos, pero su apariencia es muy similar y es probable que su funcionamiento sea parecido. Basados en esta idea, Gilroy y su equipo se dedicaron a observar el flujo de los iones de calcio.

Para ello modificaron plantas Arabidopsis con la intención de elaborar una proteína que fabrican las medusas y que produce un color verde brillante bajo el microscopio. Este sensor, en este caso, brilla más cuando aumentan los niveles de calcio.

También eliminaron de algunas plantas el receptor similar al glutamato. En ellas, la señal fluorescente era débil:

Continue reading the main story Foto Si una planta es modificada para no tener receptores de glutamato, los registros de fluroescencia son débiles. Credit Simon Gilroy

La verdadera sorpresa fue la velocidad con que se transmitían las señales de hoja en hoja; un par de minutos, siempre y cuando estuvieran conectadas a través del sistema vascular. Es una reacción más lenta que la de nuestro sistema nervioso, pero “para un biólogo botánico, es rápido”, dijo Gilroy.

Al parecer, la planta también podía percibir la severidad del daño, porque cuando aplastaban una hoja, toda la planta respondía:

Continue reading the main story Foto Cuando la planta es comprimida, así se esparce el calcio Credit Simon Gilroy

En todas las áreas que tocaba el calcio, la planta producía ácido jasmónico, una hormona que controla procesos de defensa en situaciones de estrés; los científicos creen que activaba genes que de alguna manera producen una reacción de las defensas químicas y físicas de la planta.

El metil jasmonato, uno de los productos del ácido jasmónico, flota por el aire como un perfume con aroma a jazmín. Para los insectos puede resultar repulsivo o interrumpirles la digestión, por lo que estos comensales evitarán regresar. Las defensas físicas además pueden endurecer la pared celular de la planta, para que sea difícil comerla.

“Los autores le sumaron muchas piezas al rompecabezas para descubrir cómo una herida localizada dispara defensas generalizadas en hojas distales”, dijo Ted Farmer, botánico de la Universidad de Lausana en Suiza, quien describió las señales eléctricas de las heridas en las plantas.

Sin embargo, gran parte del proceso sigue siendo un misterio, como qué maquinaria es responsable del funcionamiento de esas reacciones.

El aspecto no tan misterioso es que, en gran medida, las plantas y los animales enfrentan los mismos problemas. Si los humanos pueden manejar las amenazas, también las plantas pueden hacerlo.

“Es posible que incluso tengan mejores sistemas que nosotros para percibir el ambiente, ya que no tienen la ventaja de poder ponerse de pie y salir corriendo”, subrayó Gilroy.

Categorías: Noticias

Adiós al Beetle… de nuevo

Lun, 09/17/2018 - 11:30
Continue reading the main story Foto Volkswagen anunció la semana pasada que dejará de producir el Beetle o Vocho en julio. Credit Manjunath Kiran/Agence France-Presse — Getty Images

Advertisement

-->

El Beetle de Volkswagen —el auto con forma curva que se desarrolló por orden de Adolf Hitler y que se convirtió en un símbolo inverosímil de la contracultura jipi de la década de los sesenta— está a punto de quedar en el pasado.

Esta semana, Volkswagen señaló que dejará de producir el vehículo en julio de 2019. En años recientes, las ventas del modelo que producía la división de Estados Unidos de la empresa automotora alemana cayeron de forma drástica. La división planea enfocarse, en cambio, en autos familiares de mayor tamaño.

Volkswagen dará fin a la producción del Beetle cerca de siete décadas después de que el auto se diseñó por primera vez, con lo que concluirá un viaje que lo convirtió en uno de los modelos más reconocidos del fabricante.

En la década de los treinta, el Beetle original se diseñó para Hitler. En aquel entonces, solo los alemanes acaudalados podían comprar autos, y el objetivo del modelo era que todos pudieran tener un automóvil. Hitler habló en la inauguración de la gigantesca fábrica donde se producía el Beetle y se subió en una versión convertible.

El diseño sencillo del auto y su motor enfriado por aire eliminaron la necesidad de un sistema más complicado de enfriamiento con agua y sirvieron para volverlo un éxito de la posguerra. Su conquista provocó la consolidación de Volkswagen, que en la actualidad es por mucho la empresa automotriz más grande que hay en Europa.

A pesar de la relación del Beetle con Hitler, el auto se convirtió en un símbolo de la contracultura durante la década de los sesenta y la importación más vendida de la época en Estados Unidos. Para la generación de Woodstock, manejar un Beetle o su prima de mayor tamaño, la van de Volkswagen o Combi, era una forma de protestar en contra del materialismo y los devoradores de gasolina que producían las grandes automotrices estadounidenses.

Sin embargo, para la década de los setenta, el Beetle ya mostraba señales propias de su edad. Era lento y su sistema de calefacción apenas funcionaba. Volkswagen también tenía problemas para adaptar la tecnología de los años treinta a unas normas de contaminación cada vez más estrictas. En 1978, la empresa dejó de producir el Beetle en Alemania, aunque se produjeron modelos en México hasta 2003.

Continue reading the main story Foto Una versión del Nuevo Beetle; unos 1,2 millones de este modelo fueron vendidos desde la presentación en 1997 hasta 2010, cuando las ventas comenzaron a caer. Credit Chris Carlson/Associated Press

El Nuevo Beetle, que Volkswagen presentó en 1997, tenía el objetivo de aprovechar la nostalgia por su predecesor. En términos mecánicos, los dos autos tenían poco en común. Debajo del exterior similar al original, el Nuevo Beetle era en esencia un Golf de Volkswagen. No obstante, el auto fue un éxito y sirvió para que Volkswagen pudiera recuperar al menos una parte de la participación en el mercado que desde hacía tiempo había perdido frente a Toyota, Honda y Nissan (en Europa, donde el Beetle tenía menos valor sentimental para la gente al volante, la versión actualizada nunca se vendió muy bien).

Aun así, el atractivo del Nuevo Beetle se diluyó a medida que envejeció la generación de los años sesenta, y la revelación de que Volkswagen había planeado evadir las pruebas de emisiones de diésel perjudicó la imagen del auto entre los compradores con conciencia ambiental. Las versiones diésel del auto eran parte de los modelos equipados con un software ilegal que fue diseñado para engañar a los reguladores respecto de la cantidad de contaminantes que emitían los autos.

A pesar de que, desde la presentación del producto hasta 2010, se vendieron alrededor de 1,2 millones de Nuevos Beetles, para el año pasado, las ventas anuales habían bajado a tan solo 60.000.

Volkswagen tuvo cuidado de no descartar la resurrección del modelo para el futuro. “Nunca digas nunca”, comentó Hinrich J. Woebcken, presidente y director ejecutivo de Volkswagen en Estados Unidos.

De hecho, Volkswagen y otras automotoras han demostrado tener pocas dudas al momento de sacar nuevas versiones de modelos clásicos.

■ A inicios de la década de los dos mil, Volkswagen eliminó de forma gradual la van de su producción, pero hay una gama de autos eléctricos que la empresa planea lanzar en 2020, la cual incluye una versión modernizada de la miniván.

■ Ford ha señalado que en 2020 dará nueva vida a Bronco, un vehículo utilitario deportivo que se vendió desde la década de los sesenta hasta la de los noventa. Bronco mantuvo una sólida base de seguidores, a pesar de que su reforzamiento era deficiente y de que se le asocia con una infame persecución de autos.

■ También en el año 2020, Jeep planea revivir el Grand Wagoneer, un auto en forma de caja con páneles laterales que lucían como si fueran de madera que se descontinuó en 1991.

■ En 1994, BMW compró la marca Mini y mantuvo la producción de los Minis antiguos hasta 2000. Una nueva versión mejorada se lanzó en 2001.

■ Después de que fue descontinuado en 1975, el Fiat 500 regresó a Europa en 2007 y a Estados Unidos en 2011.

Categorías: Noticias

La revolución de AMLO

Lun, 09/17/2018 - 10:04
Continue reading the main story Foto El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, agradeció a las miles de personas que celebraron su triunfo en las elecciones presidenciales, el 1 de julio. Credit Pedro Pardo/Agence France-Presse — Getty Images

Advertisement

-->

Si algo saben los mexicanos es que Andrés Manuel López Obrador es una persona que no se deja. Persistente, le llaman sus amigos. Terco, sus enemigos.

Durante doce años intentó ser presidente hasta que lo logró. Venció persecuciones políticas, al menos dos fraudes (según su propio conteo) y a todo un sistema que desde 1929 se había resistido a un cambio verdadero.

Su victoria fue impresionante. López Obrador fue el candidato puntero meses antes de las elecciones del 1 de julio, aun así muchas encuestas subestimaron su popularidad: ganó con más del 53 por ciento del voto. Sus críticos acusaban a AMLO, como muchos lo conocen, de ser populista, comunista e, incluso, de tener un plan maquiavélico para atornillarse en el poder y convertirse en un nuevo dictador. Pero sus detractores no tuvieron éxito.

Así es como México se fue a la izquierda.

La última vez que un candidato de izquierda —Cuauhtémoc Cárdenas— ganó una elección presidencial fue en 1988. Pero entonces hubo un fraude mayúsculo que impuso a Carlos Salinas de Gortari en la presidencia. En este 2018 las cosas fueron distintas. La joven democracia mexicana, que apenas lleva dieciocho años, sí funcionó. Y ganó, sencillamente, el candidato que obtuvo más votos.

La explicación del triunfo de López Obrador no es muy complicada. Solo dos partidos, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN), han gobernado México por 89 años, con resultados desastrosos. México tiene una de las peores distribuciones del ingreso del mundo. La corrupción es parte de la forma de gobernar; el estilo de vida de muchos políticos y expresidentes no corresponde a la suma de sus salarios públicos. Y, lo peor de todo, es que el gobierno ya no puede proteger la vida de los mexicanos.

Por eso más de 30 millones de mexicanos votaron por López Obrador.

Será, sin duda, un presidente fuerte. Su partido, Morena, que ni siquiera existía en las elecciones de 2012, ahora tendrá mayoría en ambas cámaras del Congreso. Además, casi todos los gobernadores nombrados el pasado 1 de julio son de Morena. Incluso, si quisiera cambiar la Constitución, tiene más posibilidades de hacerlo que varios de los presidentes que le precedieron.

López Obrador nunca ha dicho que quiere cambiar la Constitución y buscar la reelección. Sin embargo, eso no tranquiliza a sus opositores. Estas son algunas de las preguntas que han agobiado a los votantes desde el resurgimiento político de López Obrador: ¿podría México seguir el mismo camino que Cuba y Venezuela? ¿Y si se parece a Hugo Chávez y Nicolás Maduro? ¿Buscará la reelección?

Esto último es poco probable. En el ADN mexicano está la frase “Sufragio efectivo, no reelección”, que prohíbe extender los seis años en la presidencia. Nadie en México quiere a otro dictador como Porfirio Díaz. Los más de treinta años del Porfiriato, que precedieron y dieron lugar a la Revolución mexicana, conforman uno de los grandes traumas en la historia de México, y su mejor lección. Incluso en la época del autoritarismo del PRI, que gobernó a México de 1929 a 2000, nadie se atrevió a quedarse en el poder más de un sexenio.

Es cierto que en una entrevista que me concedió el año pasado, López Obrador se negó a llamar “dictador” al venezolano Nicolás Maduro y al cubano Raúl Castro. “¿Por qué?”, le insistí. “Porque no quiero que se metan después en las decisiones que solo les corresponden a los mexicanos”, me dijo. Aparentemente, su negativa tenía más que ver con una visión muy tradicional de las relaciones exteriores —no meterse en los asuntos internos de otros países— que con una abierta simpatía por regímenes autoritarios o con un deseo de emularlos.

Traducción: No esperen que López Obrador sea un líder defensor de los derechos humanos en el hemisferio. Su trabajo será más hacia dentro que hacia fuera. Tiene que demostrar que la nueva izquierda mexicana no es como la venezolana o la cubana. Y que la democracia sí puede ser sinónimo de justicia, igualdad y oportunidades.

El problema es que la democracia no tiene muy buena reputación en México. Solo el 49 por ciento de los mexicanos la apoya, según un estudio publicado por la Universidad de Vanderbilt y USAID. Después de todo, los grandes males del país —el crimen, la corrupción y la falta de oportunidades (que empuja a tantas personas a Estados Unidos)— se han dado en un México democrático.

Continue reading the main story Foto El 3 de agosto de 2018, a unos días antes de la visita de López Obrador a Ciudad Juárez, se encontraron varios cuerpos sin vida en una casa. Agentes de la policía resguardan a familiares de una de las víctimas. Credit José Luis González/Reuters

La democracia no se come ni protege de los balazos. Es cierto. Pero el gran reto de López Obrador es comprobar que en un México verdaderamente democrático se puede vivir mejor, sin que te maten. A pesar de las enormes reservas que hay en el país respecto a la democracia, el cambio radical que se acaba de vivir se dio de una manera absolutamente democrática. Sin violencia, en paz y en un domingo de elecciones.

López Obrador inspiró a sus votantes. Esto se evidenció en el uso de #AMLOVE en las redes sociales en anticipación a las elecciones. Después de ganar, López Obrador prometió no fallar a quienes votaron por él. Pero no será fácil.

Alrededor de 200.000 personas han sido asesinadas en los últimos dos sexenios y los brutales cárteles de las drogas han generado un verdadero vacío de autoridad en varias regiones del país. Pero su grito de campaña fue contra la corrupción.

No me queda la menor duda de que la derrota del PRI —que es la cara opuesta del triunfo de López Obrador— se debió a una especie de venganza, casi personal, de los votantes. La larga lista de gobernadores priistas involucrados en casos de corrupción fue aún más indignante y dolorosa por la ceguera presidencial.

Pero no debemos verlo como un salvador. Cambiar a México es imposible para un solo hombre, aun cuando tenga la mejor de las intenciones.

Esto me recuerda el dilema que durante años tuvimos los latinos de Estados Unidos con el gran líder César Chávez. Durante mucho tiempo nos preguntábamos: ¿dónde está el nuevo César Chávez? Pero era la pregunta equivocada. No necesitábamos a un César Chávez, sino a miles.

Lo mismo ocurre en México. No basta López Obrador para cambiar a México. Se necesitan miles de mexicanos para lograrlo. Se necesitan millones.

México ya no es país de un solo hombre.

Categorías: Noticias

Cuatro mil niños huyen de una nube de contaminación química en Europa del Este

Lun, 09/17/2018 - 09:00
Continue reading the main story Foto Niños en el pueblo crimeo de Armyansk fueron desalojados este mes debido a la preocupación de riesgos a la salud por la contaminación de una planta de dióxido de titanio. Credit Pavel Rebrov/Reuters

Advertisement

-->

KIEV, Ucrania — Los residentes dicen que una extraña neblina llegó a un pueblo. Allí y en todos lados empezaron a notar que los objetos metálicos —como los columpios infantiles— se estaban oxidando y sentían dificultad para respirar. Los campos se volvieron negros.

Los ecologistas y médicos señalan que se debe a una importante liberación de contaminación industrial, pero el desastre ecológico, que comenzó en agosto, tiene otra complicación. La contaminación ha rebasado la frontera de facto entre Crimea, controlada por Rusia, y la porción continental de Ucrania, que ya era un punto geopolíticamente conflictivo desde que Rusia anexó a Crimea en 2014, lo que generó sanciones por parte de Estados Unidos y Europa.

Las autoridades han desalojado a alrededor de cuatro mil niños de los pueblos y las aldeas a ambos lados de la frontera y han brindado tratamiento médico por padecimientos respiratorios y alergias.

Funcionarios rusos y ucranianos han ofrecido diferentes explicaciones sobre el problema, aunque ambos apuntan a una fábrica química en Crimea que produce dióxido de titanio, un polvo que es precursor de la pintura, la pasta dental y muchos otros productos.

Continue reading the main story Foto La planta de dióxido de titanio Titan en el pueblo de Armyansk, Crimea Credit Pavel Rebrov/Reuters

Durante décadas, la fábrica Titan formó un gigantesco estanque de desechos tóxicos de azufre que se acidificó. Las autoridades rusas afirman que el estanque es la fuente de la contaminación, mientras que los ucranianos apuntan a las operaciones actuales en la fábrica.

Los residentes que no han abandonado el área cierran sus ventanas y permanecen en el interior de las casas y edificios.

Armyansk, una ciudad ubicada en la zona controlada por Rusia con una población de 22.000 personas, era un siniestro pueblo fantasma cuando Abdureshyt Dzepparov lo atravesó en auto a principios de septiembre. “Era antinatural”, dijo. “Había pocas personas en el pueblo. Las hojas se habían caído de los árboles aunque todavía no empezaba el otoño y el césped en los campos era negro”.

Antes de la anexión rusa de Crimea, un canal que desviaba agua del río Dniéper en la porción continental de Ucrania había alimentado al estanque durante los veranos secos. Ucrania, que junto con Estados Unidos y las naciones europeas se ha negado a reconocer la anexión, ha cortado el suministro de agua; eso ha secado el estanque y a su vez ha concentrado el ácido y ha dejado un residuo que levanta el viento y termina flotando en el aire.

Residentes en ambos lados de la frontera se han quejado de tos, alergias y una sensación de ardor en la nariz y la garganta.

“La gente está muy nerviosa”, dijo en una entrevista telefónica Svitlana Godun, una neumóloga que visitó cuatro de las doce aldeas afectadas en el lado ucraniano de la frontera. “Están preocupados por su futuro y su salud”.

Las autoridades rusas en Crimea cerraron la fábrica hace una semana, aunque no queda claro cómo ayudaría eso si la culpa es del estanque con desechos tóxicos.

Funcionarios rusos han desalojado a alrededor de tres mil niños de áreas cercanas a la fábrica y Ucrania ha evacuado a alrededor de setecientos niños de áreas en su lado de la frontera. El 14 de septiembre, el gobierno regional ruso en Crimea declaró el estado de emergencia en la ciudad de Armyansk, donde mucha gente ya usa cubrebocas debido al olor a azufre.

Viktor Korolenko, jefe del Departamento de Salud de la región Kherson de Ucrania, que limita con Crimea, dijo que los médicos están preocupados ahora no solo por las quejas sobre dificultades para respirar, sino también por padecimientos estomacales en niños que comieron frutas y vegetales contaminados o ingirieron químicos que tenían en las manos.

“La contaminación cayó sobre peras y manzanas” que son cosechadas durante esta época del año, dijo.

La planta de dióxido de titanio ha operado durante casi medio siglo y emplea a alrededor de cuatro mil residentes de Crimea. Sin embargo, aquellos que viven en el lado ucraniano de la frontera ahora la ven como una amenaza.

“Estamos acostumbrados al azufre cuando el viento sopla en nuestra dirección, pero nunca había habido óxido por todos lados”, dijo Liliia Simeiko, de 44 años. “Si corroe el metal, también tiene un impacto en los pulmones”.

Categorías: Noticias

La pérdida de piezas indígenas en el museo de Brasil ‘se sintió como un nuevo genocidio’

Lun, 09/17/2018 - 08:00

RÍO DE JANEIRO — Reunidos alrededor de una fogata, el grupo de activistas indígenas e investigadores estaba celebrando un cumpleaños cuando se dieron cuenta de las llamas que devoraban un edificio a unas decenas de metros de distancia.

“¡El museo se está incendiando!”, dijo José Urutau Guajajara, miembro de la tribu Tenetehára-Guajajara que había estado investigando el legado de su pueblo en los archivos del Museo Nacional de Brasil durante más de una década. “Aún podemos apagarlo con baldes de agua”.

Cuando llegaron al palacio de siglos de antigüedad, hogar del archivo más grande del mundo de la cultura y la historia indígenas brasileñas, las llamas habían acabado con el centro del edificio y una densa columna de humo se elevaba por encima de la estructura.

Guajajara intentó entrar al edificio dos veces, pero los guardias se lo impidieron. Después de eso, sus amigos lo retuvieron. Juntos observaron mientras cientos de miles de documentos, artefactos y obras de arte quedaron reducidos a cenizas la noche del 2 de septiembre.

Fue una pérdida monumental para los historiadores, arqueólogos y científicos brasileños. Sin embargo, la destrucción de artefactos indígenas y documentos de investigación —entre ellos reliquias de tribus que se consideran extintas— representó un golpe mucho más personal para los descendientes de los habitantes ancestrales de Brasil, quienes han pasado décadas luchando para preservar su legado y sus tierras.

“Este es como un nuevo genocidio, como si hubieran masacrado a todas esas comunidades indígenas de nuevo”, dijo Guajajara. “Porque ahí es donde residía nuestra memoria”.

Continue reading the main story Foto Activistas, estudiantes y simpatizantes se manifestaron la semana antepasada en Río de Janeiro en el lugar del antiguo Museo del Indio, el cual ahora está abandonado. Credit Lianne Milton para The New York Times Continue reading the main story Foto Cientos de personas protestaron contra el gobierno brasileño el 3 de septiembre después del incendio en el Museo Nacional. Credit Daniel Ramalho/Agence France-Presse — Getty Images

Para muchos brasileños como Guajajara, se trató de una tragedia anunciada.

En los últimos años, Brasil ha tomado medidas importantes para presentarse como un país que mira hacia el futuro. Mientras se preparaba para ser anfitrión del Mundial de Fútbol de 2014 y de los Juegos Olímpicos de verano de 2016, el país invirtió miles de millones en estadios, equipo deportivo e imponentes proyectos públicos de vanguardia para mostrarse como una nación capaz y moderna, al mismo nivel que las potencias globales.

Cuando el museo celebró su aniversario número doscientos en junio, su director voló a Brasilia para invitar al presidente y a los ministros a la celebración. Ninguno asistió.

“Le mostraremos al mundo que podemos ser un gran país”, dijo el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva cuando Río de Janeiro fue elegida como sede de las Olimpiadas. “No somos Estados Unidos, pero hacia allá vamos y lograremos llegar a ese punto”.

Quizá nada representó de manera más clara este impulso de aferrarse al futuro —a menudo a costa del pasado—, que el contraste entre el Museo del Mañana, un edificio futurista diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava, y los otros sitios históricos de Río.

La creación blanca y reluciente de Calatrava, que parece sobrevolar como una nave espacial por encima de la bahía de Río de Janeiro, se comenzó a construir en 2015 y costó 59 millones de dólares; tiene un presupuesto anual de cuatro millones de dólares.

Está a pocas cuadras de espacios que son esenciales para entender los orígenes de Brasil: un muelle que alguna vez fue uno de los puertos de esclavos más concurridos en América y una fosa común donde los cadáveres de mujeres y hombres esclavizados fueron sepultados. Sitios que recibieron poca atención y poco financiamiento del gobierno; el terreno del muelle, declarado patrimonio universal por la UNESCO, está sucio y abandonado.

Cuando Guajajara y sus amigos vieron el incendio en el Museo Nacional, estaban reunidos en los restos de lo que alguna vez había sido el Museo del Indio de Brasil. Había estado abandonado durante décadas. El edificio de Archivos Nacionales, que funcionarios del cuerpo de bomberos dicen desde hace tiempo que corre peligro de incendiarse, queda cerca de ahí.

Continue reading the main story Foto José Urutau Guajajara visitó la estructura dañada del Museo Nacional días después del incendio. Credit Lianne Milton para The New York Times

Pero incluso entre esos ejemplos, el abandono de décadas del Museo Nacional —que fue hogar de emperadores y de la familia real de Brasil— destacaba por su situación, especialmente indignante para los investigadores con poco presupuesto que trabajaban allí.

La falta permanente de financiamiento había derivado en pasillos con cableado improvisado, techos con goteras y excremento de murciélago en los muros y los estantes. A finales de 2017, un ataque de termitas obligó a que se cerrara una exposición de dinosaurios. En algún momento no había dinero suficiente para pagar al equipo de limpieza, mucho menos para instalar un sistema de extinción de incendios.

Antonio Carlos de Souza Lima, historiador y antropólogo del museo, dijo que desde hacía mucho tiempo los líderes brasileños consideraban la cultura como una mercancía e invertían primordialmente en áreas que podían volverse lucrativas.

“Piensan que la cultura es un negocio”, dijo de Souza. “No el alma de una nación”.

Cuando el museo celebró su aniversario número doscientos en junio, Alexander Kellner, su director, voló a Brasilia para invitar al presidente y a los ministros a asistir a la celebración. Ninguno de ellos asistió.

La colección de artefactos indígenas del Museo Nacional incluía cuarenta mil artículos pertenecientes a más de cien grupos étnicos. Entre ellos había piezas frágiles reunidas durante expediciones a lugares remotos del Amazonas en los siglos XIX y XX.

Una máscara hecha por miembros de la tribu Tikuna, que había sido un regalo al emperador brasileño Dom Pedro I, probablemente era el artículo más antiguo en la colección, según los investigadores, quienes creen que fue recolectado por científicos bávaros en 1821.

También había un tocado de plumas hecho por miembros de la tribu Munduruku, que se exhibió por primera vez en 1882.

Continue reading the main story function getFlexData() { return {"data":{"dipleft":{"imgsrc":"https:\/\/static01.nyt.com\/images\/2018\/09\/10\/world\/riomuseum-7\/riomuseum-7-master1050-v3.jpg","mobsrc":"","caption":"Investigadores creen que esta máscara hecha por la tribu Tikuna fue agregada a la colección en 1821.","credit":"Museo Nacional de Brasil"},"dipright":{"imgsrc":"https:\/\/static01.nyt.com\/images\/2018\/09\/10\/world\/riomuseum-8\/riomuseum-8-master1050-v5.jpg","mobsrc":"","caption":"Este tocado de plumas hecho por miembros de la tribu Munduruku fue exhibido por primera vez en el Museo Nacional en 1882.","credit":"Museo Nacional de Brasil"}}}; }var NYTD=NYTD || {}; NYTD.FlexTypes = NYTD.FlexTypes || []; NYTD.FlexTypes.push({"target":"FT100000006109540","type":"Diptych Embed","data":{"dipleft":{"imgsrc":"https:\/\/static01.nyt.com\/images\/2018\/09\/10\/world\/riomuseum-7\/riomuseum-7-master1050-v3.jpg","mobsrc":"","caption":"Investigadores creen que esta máscara hecha por la tribu Tikuna fue agregada a la colección en 1821.","credit":"Museo Nacional de Brasil"},"dipright":{"imgsrc":"https:\/\/static01.nyt.com\/images\/2018\/09\/10\/world\/riomuseum-8\/riomuseum-8-master1050-v5.jpg","mobsrc":"","caption":"Este tocado de plumas hecho por miembros de la tribu Munduruku fue exhibido por primera vez en el Museo Nacional en 1882.","credit":"Museo Nacional de Brasil"}}}); var NYTG_ASSETS = "_assets/"; var NYTG_BIG_ASSETS = "_big_assets/"; require(['foundation/main'], function() { require(["https://static01.nyt.com/newsgraphics/2018/flextype-diptych-embed/assets/build.js"]); });

Sin embargo, quizá la pérdida más significativa para los investigadores de la cultura indígena fue la colección del etnólogo alemán Curt Nimuendajú. Nacido con el nombre de Curt Unckel en la ciudad alemana de Jena en 1883, Nimuendajú fue adoptado por miembros de una tribu guaraní en el estado de São Paulo. Ellos le dieron su nuevo nombre, que significa “el que conquistó su lugar”.

Continue reading the main story Foto Un mapa que el investigador Curt Nimuendajú creó para detallar la localización e idiomas de los grupos indígenas. Credit Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional

Nimuendajú murió entre el pueblo tikuna en 1945, dejando un legado de notas, cartas, diarios de expedición y un mapa que creó un año antes de su muerte, en el que se detallaba la ubicación y las lenguas de los grupos con los que se había topado.

“Cada año de su vida emprendía una nueva expedición”, dijo João Pacheco, quien curó la exposición etnológica durante los últimos veinte años. “Fue el principal etnógrafo brasileño”.

El mapa original fue copiado y el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas publicó una versión adaptada.

Pero “había otro mapa, uno único, donde hizo correcciones”, dijo Tânia Clemente, lingüista del Museo Nacional. “Ese se perdió”.

La colección indígena incluía grabaciones de audio de líderes indígenas que murieron hace varios años y notas acerca de lenguas que se extinguieron hace mucho, entre ellas el mura y el tupiniquim.

Continue reading the main story Foto El sitio del abandonado Museo del Indio, en donde Guajajara y otros se reunieron cuando comenzó el fuego en el cercano Museo Nacional. Credit Lianne Milton para The New York Times

Ese tipo de documentos proporcionaba una conexión vital con el pasado para los brasileños que han buscado descubrir o entender mejor sus raíces indígenas.

Continue reading the main story Foto Antonio Carlos Souza Lima trabajo como antropólogo en el Museo Nacional durante 38 años. Credit Lianne Milton para The New York Times Continue reading the main story Foto Grabaciones de idiomas indígenas, destacadas en un libro del Museo Nacional, se perdieron en el incendio. Credit Lianne Milton para The New York Times

El Museo Nacional había tenido problemas financieros en las últimas décadas y experimentó calamidades en el pasado, entre ellas una inundación que empapó valiosas momias egipcias en 1995.

Los años noventa fueron una época particularmente desafiante para la institución, que les cobraba a los visitantes una cuota simbólica de entrada.

“Ni siquiera teníamos dinero para comprar papel higiénico”, dijo de Souza, el antropólogo, quien ha trabajado en el museo durante 38 años.

Hubo un puñado de oportunidades desaprovechadas que pudieron haber permitido al personal del museo cuidar mejor el edificio y sus contenidos.

Los funcionarios universitarios y el Banco Mundial hablaron de la posibilidad de un préstamo en la década de los noventa, pero las charlas no llegaron a nada. En 2014, el gobierno federal aprobó un paquete de 8,6 millones de dólares para modernizar el museo. Pero al final no se desembolsó ese dinero.

En los últimos años, el museo recurrió al Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil para obtener ayuda. Después de una prolongada negociación, el banco se había comprometido este año a financiar una serie de mejoras por un valor de 5 millones de dólares, que habrían incluido un sistema de protección contra incendios.

Las renovaciones iban a comenzar a finales de año.

Continue reading the main story Foto Activistas y grupos políticos reunidos alrededor de la estatua de Pedro II de la familia real portuguesa en el Museo Nacional la semana antepasada durante una protesta. Credit Lianne Milton para The New York Times
Categorías: Noticias

Páginas