Artículo

Descubre cómo masajear el punto G de su pareja

Debemos saber de qué estamos hablando. La mayoría de nosotras podemos localizar nuestro punto G, pero conseguir encontrar el de tu pareja es otra historia. El punto G de un chico, también conocido como el punto P, es su glándula prostática.

Ésta es la glándula responsable de producir la mayoría del semen, pero también una de las zonas erógenas más sensibles. Puedes buscar su próstata unos 7 cm dentro de su ano, cerca de sus genitales.

Es aproximadamente del tamaño y la forma de una nuez y sentirás una zona que parecerá un bache. Sabemos que no suena fácil, pero estarás encantada -y él más- cuando consigas hacerlo.

¿Cómo dar en el clavo?

Es mejor que intentes encontrar su punto G mientras le practicas sexo oral, para que él esté tranquilo y relajado. Así que, mientras le estás haciendo disfrutar por delante, intenta centrar toda tu atención con tus manos en la parte de atrás.

Prueba a masajear la parte de piel que hay entre su ano y sus testículos (el perineo). Es una zona muy sensible y explosiva para los chicos, por lo que es perfecta para prepararle. Después mueve el dedo alrededor de su ano, coge un poco de lubricante e introdúcelo, ¡con cuidado!

Intenta meter tu dedo unos 7cm hasta que sientas una pequeña “nuez”, cuando llegues ahí, estarás en el lugar indicado. Al principio os sentiréis un poco raros, pero no tardaréis en disfrutarlo. Debemos deciros que probablemente vuestro chico alcance el orgasmo muy rápido cuando encontréis su punto G. Os recomendamos que estéis relajados, ambientad la habitación con un poco de música y al lío.

Consejos

1. Usa lubricante. Meter el dedo en una zona privada de tu chico no irá bien a no ser que tengas un poco de cuidado. Usa siempre un poco de lubricante.

2. Uñas cuidadas. Si prefieres usar tus dedos en vez de juguetes o un masajeador de próstata, asegúrate de que tus uñas estén limpias, cortas y completamente lisas.

3. Daos una ducha. Daos una ducha e “id al baño” antes de cualquier acción anal por razones obvias.

4. No te asustes. Si tu chico quiere que experimentes con su punto G, eso no significa que sea gay ni ninguna otra tontería, así que no te asustes. Lo mismo para tu pareja, si cree que es raro, intenta hacerle ver que es totalmente natural y normal querer experimentar con algo explosivo.

5. Los juguetes son bienvenidos. Hay infinidad de juguetes dedicados a estimular su punto G, por lo que nuestro consejo es que inviertas en alguno de ellos.

Date: 

De Martes, Agosto 23, 2016 - 01:15 hasta Martes, Agosto 30, 2016 - 01:15